“Inquebrantable” (Unshakeable) [LIBRO RESUMIDO]

Inquebrantable (2017) es una guía útil para principiantes sobre navegar las aguas turbias de los mercados financieros de hoy en día. Descubrirás reglas prácticas y una serie de principios esenciales que te pondrán en el camino correcto para hacer inversiones inteligentes y mejorar tu bienestar financiero. No le temas a la bolsa de valores; en cambio, ponla a trabajar para ti y tu futuro.

Tony Robbins es un emprendedor, popular orador público y escritor, que se centra en las estrategias de negocio y el desarrollo personal. Ha entrenado a una variedad de empresas, atletas, celebridades e incluso presidentes exitosos. Robbins es además un filántropo, que dona las ganancias de sus libros a Feeding America, una caridad que provee de comida a los necesitados. Entre sus otros libros está su éxito en ventas Dinero: Domina el Juego.


No te dejes intimidar por tus finanzas, ¡domínalas!

En tus 20s, puede parecer que estás haciendo bien las cosas con el dinero y las finanzas si es que eres capaz de mantener un techo sobre tu cabeza, tener alimento que comer y poder pagar tus deudas. Pero, ¿y si quieres hacer algo más que solamente sobrevivir?

Probablemente no podrás vivir para siempre de los malabares de los trabajos a medio tiempo, ni querrás hacerlo. Entonces, ¿qué puedes hacer para asegurarte de que podrás comprar una casa, enviar a tus hijos a la universidad y disfrutar una cómoda jubilación? Incluso si estas preocupaciones se ven lejanas, sería sabio empezar a ahorrar e invertir un poco ahora mismo. Tu futuro tú te lo agradecerá.


El interés compuesto significa que nunca es demasiado pronto para invertir.

Los mercados financieros pueden parecer tan complejos e intimidantes, que uno siempre rechaza el pensamiento de hacer una inversión. Así que primero observemos algunos aspectos básicos que harán más accesible el mundo de la inversión.

Para navegar por estos mercados, es importante aprender a reconocer patrones.

Los humanos tienen una habilidad innata para detectar patrones y cronometrar sus acciones en consecuencia. Hace mucho reconocimos el cambio regular de las estaciones, lo cual nos permitió plantar satisfactoriamente los cultivos correctos en los momentos correctos.

Un mercado financiero es similar: a través de la observación, tú puedes reconocer patrones y encontrar el momento correcto para hacer una inversión.

Un patrón básico tiene que ver con el interés compuesto, es decir, el dinero que se va añadiendo a la suma inicial de tus ahorros y que, con el tiempo, continúa agregando valor a una inversión. El interés compuesto es la razón por la que deberías empezar a tomar una porción de tu salario e invertirla tan pronto como puedas; cuantos más años pasen, mayor será el valor.

Por ejemplo, digamos que cada año desde tu cumpleaños número diecinueve has separado un total de $ 3,600 de tus ganancias y las has invertido. De acuerdo al retorno promedio del mercado de valores de los Estados Unidos durante el siglo pasado, eso significa que tu inversión crecerá en 10 por ciento cada año. Así, en tu cumpleaños número treinta y cinco, estarás obteniendo una inversión que valdrá $ 106,782.

Ahora, digamos que decides esperar hasta que cumplas 27 para hacer esta inversión; para cuando tengas 35, ese monto sólo crecerá hasta $ 53,775.

Eso es casi exactamente la mitad de lo que hubieras tenido al comenzar ocho años antes. Claramente, vale la pena empezar tan pronto como sea posible.


Enfócate en evitar pérdidas en lugar de obtener grandes ganancias, y ten en cuenta que el mercado es impredecible.

Entonces es bueno empezar desde antes, pero ¿cómo reconoces una buena inversión de una mala? Para ayudar a los demás en esta tarea, los inversores expertos tienen lo que llaman los Cuatro Esenciales principios.

El primero es el enfoque en cómo no perder dinero, en lugar de cómo ganarlo.

Obviamente, nadie quiere perder dinero. Pero si estás a punto de invertir, tendrás que arriesgarte a perder, y eso significa que debes comprender lo difícil que puede ser recuperar el dinero que se ha perdido en una inversión.

Digamos que inviertes $ 1,000 y pierdes el 50 por ciento, dejándote con $ 500. Podrías pensar que voltear la fortuna y tener una ganancia del 50 por ciento te llevará de regreso a donde comenzaste. Pero ese 50 por ciento realmente sólo te llevará a la mitad del camino, dado que un 50 por ciento de ganancia de tus $ 500 restantes te harán ganar $ 250, dándote un total de $ 750.

Para volver a tu punto inicial, tendrás que ganar el 100 por ciento de tu inversión restante.

Esta es la razón por la que deberías preferir opciones de inversión más seguras que tengan una desventaja limitada.

Otra pauta para evitar pérdidas es recordar que nadie puede predecir los mercados financieros. Incluso los inversionistas más experimentados y reconocidos cometen errores.

Ray Dalio, el creador de la famosa empresa de inversión Bridgewater Associates, es considerado una superestrella de la bolsa de valores. Pero, allá por 1971, él aprendió de que nadie puede saber con certeza lo que depara el futuro.

Ese año, el Presidente Nixon había sacado a Estados Unidos del estándar del oro, una jugada que resultó en la caída en picado del valor del dólar. Todos, incluso Dalio, esperaban que el mercado de valores cayera también, pero no lo hizo. Se elevó. Y desde ese momento, Dalio supo de que era imposible predecir cualquier cosa con absoluta certeza.

Esta es la razón por la que todos los expertos saben evitar pérdidas, ellos también necesitan hacer inversiones que sean robustas frente a los eventos inesperados del mercado.



“Regla número uno: nunca pierdas dinero. Regla número dos: nunca olvides la regla número uno”.

Warren Buffett

Al momento de invertir, encuentra el equilibrio entre un bajo riesgo y un alto retorno y usa la caída de precios a tu favor.

En cualquier película sobre Wall Street, hay a menudo un personaje que dice algo como: “Si quieres obtener mucho dinero, tendrás que tomar grandes riesgos”. Bueno, eso es una gran mentira.

Con el fin de enfocarte en no perder dinero, es mejor seguir el segundo principio esencial y buscar inversiones que sean relativamente de bajo riesgo y ofrezcan relativamente altas recompensas.

Este enfoque es conocido como la relación riesgo/recompensa asimétrica y es lo que muchos inversionistas buscan.

Uno de esos inversores es el muy respetado corredor de bolsa Paul Tudor Jones. Para ayudarlo a tomar decisiones, él usa la regla cinco-a-uno. Es decir, solamente invierte si puede esperar una ganancia de por lo menos cinco veces su inversión inicial. Así, si él pone $ 100, esperará ganar $ 500.

Al seguir esta regla, Jones puede fallar el 80 por ciento del tiempo y aun así acabar sin pérdidas.

Si hace cinco inversiones de $ 1,000, solamente necesita una inversión que cumpla con sus expectativas y le haga ganar esos $ 5,000 para volver a donde comenzó. Sin embargo, si tiene razón en tres de sus inversiones “cinco-a-uno”, ganará $ 15,000, y sólo perderá $ 2,000.

Como podemos ver, Jones encuentra el éxito al seguir el primer y el segundo principio esencial. Está considerando el mercado impredecible y ganando recompensas sin tomar mayores riesgos.

Otra forma de incrementar tus opciones de recompensas con seguridad es invertir en acciones infravaloradas, especialmente luego de que el mercado haya tomado un giro descendiente y esté reflejando la actitud pesimista de las personas sobre el futuro.

Luego de la crisis financiera del 2008, el mercado estaba en muy mala forma, lo cual era el momento perfecto para invertir en muchos de los activos más confiables que habían bajado de valor.

Por ejemplo, la organización bancaria Citigroup. En Marzo del 2009, su acción había caído de $ 57 dólares a 97 centavos de dólar por acción. Sin embargo, dentro de solamente cinco meses, el precio había subido a $ 5, ¡eso es un incremento del 500 por ciento!


Un inversionista inteligente usa el conocimiento de los impuestos para tomar mejores decisiones.

Si estás interesado en invertir, vale la pena ser inteligente sobre tus impuestos, dado que estos pueden comerse una gran porción de tus ganancias. Esa es la razón por la que el tercer principio de los Cuatro Esenciales es ¡conocer tus impuestos!

Por ejemplo, el impuesto a las ganancias de capital a corto y largo plazo, que son, respectivamente, los ingresos obtenidos de inversiones de menos de o más de un año, varían de lugar a lugar. Por lo tanto, vale la pena saber lo que cobra tu ciudad y si puedes ahorrar dinero al retirar una inversión antes de que haya transcurrido un año.

También es bueno conocer sobre los fondos mutuos, un tipo de vehículo de inversión hecho de acciones, bonos y otros activos, combinando las inversiones de múltiples inversionistas.

Si estás pensando en invertir en un fondo mutuo, deberías saber que, por motivos tributarios, todos esos inversionistas son considerados propietarios y son susceptibles de ser gravados sobre las ganancias a corto plazo. Y debido a que los fondos mutuos comercian sus acciones con frecuencia, estas ganancias casi siempre serán gravadas a la tasa de impuesto de ganancias a corto plazo más alta.

Ser inteligente sobre tus impuestos también significa saber la diferencia entre montos netos y brutos.

Si alguien te dice que cierta inversión da un alto retorno, puedes preguntar con seguridad si esa cantidad es la suma neta, es decir el total después de impuestos y comisiones, o la suma bruta, que es la cantidad antes de que esas deducciones se hayan hecho. Obviamente, el primero es un mejor indicador de la verdadera calidad de la inversión.

También es astuto buscar opciones de inversión que posean un monto mínimo en impuestos y comisiones. Esto te puede llevar a buscar fondos indexados en vez de fondos mutuos.

Los fondos indexados no tienen administradores que cobren caras comisiones de inversión. En cambio, están compuestos de activos de un índice como el S&P 500, el cual incluye empresas de éxito como Apple y Microsoft. Estas acciones son sólo comerciadas para reflejar los cambios en la composición del S&P 500, lo que significa que las acciones son sostenidas por más tiempo, permitiendo así que evites la tasa de impuesto más alta de ganancias a corto plazo.

Claramente, tener una buena percepción de los impuestos y comisiones que enfrentarás, te ayudará a tomar mejores decisiones de inversión.


Un portafolio diverso te ayudará a protegerte contra las tendencias cambiantes y las caídas del mercado.

Ahora hemos llegado al cuarto principio de los Cuatro Esenciales, el cual es quizás el más familiar: ¡diversificar!

Esta es una regla conocida e importante dado que diversificar tu cartera de inversiones es una forma tradicional y confiable de proteger tu inversión. Es el equivalente financiero de no poner todos tus huevos en una misma canasta.

Esencialmente, al tener un portafolio diverso, puedes garantizar que seguirás teniendo inversiones saludables, incluso cuando cambien las tendencias y ocurran esos inevitables e impredecibles cambios en el mercado.

Por tanto no pongas todo tu dinero en una sola clase de activo, como un terreno. Si lo haces, puede que descubras lo rápido que todo se puede desvanecer cuando el mercado se derrumba, como lo hizo en el 2008.

Hay cuatro formas de diversificar: a través de diferentes clases de activos; dentro de las clases de activos; a través de diferentes mercados, países y monedas; y a través del tiempo.

Las diferentes clases de activos incluyen acciones, que son las participaciones de propiedad de una compañía; bienes raíces; o bonos, los cuales te permiten invertir en un préstamo con intereses entre dos partes.

Añadir más de una clase de activo a tu portafolio es una gran manera de diversificar, así como lo es hacer múltiples inversiones en la misma clase de activo. Por tanto, en vez de invertir solamente en acciones de Microsoft, podrías también comprar acciones de Apple y Hewlett-Packard a la vez, sólo por si acaso Microsoft entra en una crisis.

Además, recuerda que los mercados financieros son globales y que deberías sentirte libre de buscar más allá de las fronteras de tu país.

Finalmente, diversificar tu portafolio a través del tiempo significa que deberías siempre añadir capital a tu cartera, así sea que hagas esto mensual o anualmente. El mercado siempre está fluctuando, y puedes mejorar tus posibilidades de aferrarte a una nueva tendencia agregando nuevos activos de manera regular.


Seguir tus instintos puede llevar a malas decisiones, por tanto mantente disciplinado y usa un listado de tareas.

Una de las razones por las que necesitamos reglas y principios para ayudarnos a guiar nuestras decisiones financieras es por la forma en que están conectados nuestros cerebros.

El cerebro humano oculta nuestra habilidad para tomar decisiones racionales de inversión porque respondemos instintivamente a la pérdida de dinero de la misma manera que respondemos a situaciones que amenazan nuestra vida.

La manera en que tus antiguos ancestros reaccionaban a la vista de un tigre dientes de sable acercándose es la misma forma en que tu cerebro reacciona a la caída del mercado de valores, llevándose todo tu dinero consigo. Estos dos eventos son procesados como sucesos peligrosos y amenazantes para tu sustento, y la respuesta natural es inmediatamente retirar y escapar.

Cuando se trata de tus finanzas, esta es una reacción desafortunada ya que a menudo la mejor respuesta a la caída de los precios de acciones es invertir más. Recuerda, cuando los precios están bajos, es el momento perfecto para invertir en acciones subvaloradas que garanticen un rebote positivo en muy poco tiempo.

Esta es la razón por la que las reglas y listas de verificación son tan útiles. Antes de cometer un error siendo reaccionarios, deberías revisar un listado de criterios y así identificar la decisión más racional.

Es como volar un avión. Durante los despegues, aterrizajes y emergencias, los pilotos tienen una largas y detalladas listas de verificación que deben seguir antes de tomar alguna decisión importante. Y esto es precisamente lo que hará cualquier gran inversor.

Una buena lista de verificación es una manera de protegerte contra ti mismo; convierte tu proceso de toma de decisiones en una disciplina estricta y confiable.

¿Recuerdas al estimado Paul Tudor Jones y su regla cinco-a-uno? Él jamás haría una inversión o comercio sin referirse primero a su lista de verificación, la cual incluye preguntas como: “¿La inversión tiene un balance riesgo/recompensa positivo?” Y, “¿puedo esperar que esta inversión tenga una tasa de retorno de cinco-a-uno, o solamente una tasa de cuatro-a-uno?

Bueno, ahora que conoces algunas de las preguntas básicas que debes hacerte, y algunos de los baches básicos a tener en cuenta, es tiempo de dejar de procrastinar, ¡y empezar a invertir!


Resumen Final

El mensaje clave de este libro:

El éxito y la seguridad financiera están dentro de tu alcance, no importa qué trabajo tengas o cuán pequeño sea tu salario. Con el conocimiento correcto y un plan de acción definido, cualquiera puede hacer buenas y lucrativas inversiones. Y con un poco de experiencia y astucia, puedes prosperar durante los tiempos más volátiles e inciertos.

Consejo para actuar:

Estate atento a las tasas y comisiones de inversión.

Las tasas de inversiones pueden ser traicioneras. De hecho, si no eres cauteloso, pueden reducir dos tercios de tus ganancias. Toma por ejemplo un fondo de inversión promedio, el cual carga a sus clientes con una comisión de 2 por ciento anual. Ahora, digamos que, en promedio, el fondo ofrece un retorno del 7 por ciento de tu inversión durante 50 años. Esto significa que, luego de 50 años, cada dólar tendrá un valor de casi 30 dólares. Con una comisión anual de 2 por ciento, sin embargo, tu retorno no es el 7 por ciento, sino 5, y luego de estos cincuenta años, cada dólar solamente valdrá poco más de 10 dólares, en vez de 30. ¡Esto ilustra cuán desproporcionado puede ser el impacto de las tasas y comisiones de inversión!

[Traducido de la aplicación Blinkist].

Anuncios

2 comentarios sobre ““Inquebrantable” (Unshakeable) [LIBRO RESUMIDO]

Agrega el tuyo

  1. Buena sinópsis, y buena crítica.
    He leído un par de libros de él. Son bueno, te dejan mucho para trabajar. Aunque sí me parecieron un poco densos, y no de ñectura tan ligera.
    Igual, creo que el estilo que tiene de 8casi) siempre ejemplificar en primera persona, hace empatizar más con el autor.

    Buen Post!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: