“Principios” (Principles) [LIBRO RESUMIDO]

Ray Dalio

Principios [Principles] (2017), comparte las verdades fundamentales (insights) que Ray Dalio ha ganado, gracias a su experiencia como uno de los hombres de negocios más exitosos del planeta. Su consejo nos muestra cómo algunos principios básicos pero fuertes pueden hacer de la toma de decisiones un proceso sencillo, sin importar la situación en la que estés. Con la vida siendo complicada como es, estos principios te alejarán de las dudas y te proveerán con las herramientas necesarias para ser altamente analítico y altamente exitoso.

Ray Dalio es una de las personas más ricas del mundo. Es el fundador de Bridgewater Associates, una de las compañías de inversión que la revista Fortune considera como la quinta empresa más importante en los Estados Unidos. Es además una figura recurrente de la lista de las 100 personas más influyentes del mundo, de la revista Time.


Aprende los principios de construir un negocio exitoso.

Ray Dalio está entre las personas más ricas del mundo, y por tanto, algo debe estar haciendo bien, ¿no? Pero, como verás en este resumen, manejar una operación exitosa no es ciencia ficción. Cualquiera puede liderar una organización exitosa si tiene un conjunto de principios claves que siempre estén ahí para llevarlo por el camino correcto.

Entender lo más importante en tu empresa es, por supuesto, un asunto muy personal que tienes que descubrir por tu cuenta. Pero desde un punto de vista empresarial, hay ciertos valores que son indispensables, como ser honesto con tu personal para crear un ambiente de confianza y transparencia, que permitirán evitar que los problemas abunden.


Observa la naturaleza y la evolución para que tengas un panorama más amplio.

A veces la vida puede ser tan abrumadora, con tantas preguntas yendo hacia ti desde todas direcciones, que se siente como si estuvieras atrapado en una espesa neblina, incapaz de ver más allá de unos centímetros al frente. En tales condiciones, es imposible decir qué camino seguir o qué decisiones deberías tomar.

Esta es la razón por la que tener un conjunto concreto de principios en tu vida es crucial. Como tener una brújula en la niebla, estar equipado con tales principios significa que siempre sabrás exactamente hacia dónde estás yendo y qué opciones te mantendrán en ese camino, sin importar las circunstancias.

En resumen: el tener principios te proveerá con verdades fundamentales que pueden ser aplicadas a cualquier situación, permitiéndote que continúes adelante hacia tus metas y la vida que quieres vivir.

Cuando descubras cuáles son tus principios-guía, es importante mantener una perspectiva realista sobre la vida. No te engañes pensando que la vida no será confusa e incómoda de cuando en cuando. El autor está muy consciente de que la realidad no es siempre bonita, y esta comprensión lo llevó a uno de sus principios: el de ser siempre guiado por el pensamiento racional, no por las emociones.

Tarde o temprano todos somos cacheteados por el hecho de que la vida no es siempre la ideal, y es importante tener esto en mente.

Piensa en la naturaleza. Es triste ver a una hermosa gacela ser devorada por un grupo de crueles hienas. Pero este es solamente un hecho natural de la vida, es parte del ecosistema en balance que ha evolucionado con el tiempo. Si fueras a negar esta realidad e intentaras intervenir, esta tendría peligrosas repercusiones.

Así que recuerda que las cosas irán mal de cuando en cuando. Y ten en mente que el fracaso usualmente da una valiosa oportunidad para aprender, adaptarse y evolucionar.

Cualquier negocio que ha sobrevivido por un largo tiempo ha tenido que adaptarse al cambio y resistir en los malos tiempos, que es lo que eventualmente también tendrás que hacer. Toma los tiempos difíciles con calma, y siempre mantente aprendiendo y mejorando.


Es importante elegir el objetivo correcto y mantenerse aprendiendo y mejorando.

Tú no tienes que ser un atleta profesional para ponerte a trabajar métodos de entrenamiento para atletas. De hecho, pensar que la vida es como un juego puede ayudar a mantenerte enfocado en conseguir resultados y alcanzar tus metas.

Esta perspectiva puede también hacer más fácil el pasar por los malos momentos. Incluso los mejores atletas tienen periodos improductivos. Así que es mejor recordar que la vida no será una larga racha de victorias. Cuando las cosas no vayan a la perfección, es mejor mantener la calma hasta que retomen su debido curso.

Pero tú no puedes comenzar a jugar sin tener un objetivo final en mente, y el secreto de un buen planteamiento de objetivos es priorizar y acortar las cosas.

Casi cualquier cosa es posible en la vida, pero no puedes tenerlo todo. Un error común es querer alcanzar demasiados objetivos a la vez. La verdad es que, cuando eliges una meta, estás automáticamente descartando una cantidad de otras metas en el proceso. Entonces lo inteligente es escoger sabiamente, mirando dentro de ti e identificando lo que más desees.

Ahora, si hay algo que te apasiona pero no te sientes lo suficientemente hábil para dominarlo, no significa que debas dejarlo a un lado. Recuerda, nunca es tarde para continuar tu educación, aprender nuevas habilidades y mejorar las que ya tengas.

Una vez que tu objetivo esté definido, el siguiente paso es examinar metódicamente la situación e identificar cualquier reto u obstáculo que esté en tu camino. Aquí es cuando ser realista es la clave. No ignores problemas porque sean muy personales y no subestimes un posible obstáculo por ser muy optimista.

Si tienes alguna característica de tu personalidad que no serías capaz de admitir, como una tendencia a distraerte fácilmente, no la evites. Reconocer tus debilidades no es lo mismo que dejar que te controlen. Admitir que existen es el primer paso para mejorar y aprender cómo controlar tus defectos.


“Si limitas tus metas a lo que sabes que puedes alcanzar, estás poniéndote muy bajo la valla”.


La verdad y transparencia máximas son claves para relaciones significativas y duraderas en el trabajo.

El autor, Ray Dalio, es el fundador de Bridgewater Associates, una empresa de inversión que practica otro de los principios de Dalio al hacer negocios: la verdad y transparencia radicales.

La verdad radical es sobre asegurarte de que los asuntos importantes no queden escondidos, lo que a su vez significa crear un ambiente donde los empleados se sientan libres de decir lo que piensan. Este tipo de transparencia es un salvaguarda contra pobres decisiones, ya que los colegas estarán constantemente intercambiando criticismos, haciendo mejoras y captando errores antes de que sucedan.

En Bridgewater Associates, la verdad radical aplica también a los gerentes.

Cuando una compañía está considerando cerrar o vender una de sus sucursales, muchos gerentes deciden mantener las cosas tranquilas y sólo se lo dicen a sus empleados en el último minuto posible. Pero cuando este escenario se presentó en Bridgewater, los gerentes superiores hicieron una reunión de empleados y fueron completamente sinceros sobre el asunto de la venta.

Esto es lo importante: si los gerentes no son directos sobre un próxima cierre de sucursal, pueden causar un gran problema de desconfianza y revuelo entre los empleados; porque, con toda certeza, los rumores sobre la venta se propagarán sin importa qué pase. Así que, ¿por qué no mostrar respeto diciendo la verdad?

La transparencia radical es similar a la verdad radical. Significa ser abiertos acerca del tipo de comportamiento y trabajo que la administración espera de los empleados, y viceversa.

Los gerentes y empleados deberían tratarse el uno al otro como si fueran compañeros en una larga relación. Esto significa demostrar mutuo respeto, buscar lo que sea mejor para el otro y ser como un claro cristal sobre las responsabilidades de cada uno.

Sabrás que un lugar de trabajo está mejor que nunca cuando sus empleados muestren más consideración por sus colegas que la que se espera que muestren. Sí, este es un enfoque radical ya que la mayoría de las personas está acostumbrada a lugares incómodos de trabajo donde todos están preocupados por sí mismos. Pero encontrarás que la productividad y calidad mejorará cuando los empleados dejen la conducta egoísta y comiencen a desarrollar fuertes relaciones, basadas en la generosidad, cooperación y honesta transparencia.


La verdad radical se extiende también a las evaluaciones de rendimiento.

Ser deshonesto no es siempre un acto de malicia. De hecho, las personas usualmente son más deshonestas cuando intentan ser amables.

Una vez, el autor estaba considerando darle el ascenso a un empleado para Jefe de Departamento. Sabía que muchos de los colegas de este empleado sentían que él merecía el puesto. Sin embargo, cuando el autor observó el sistema de rendimiento de la empresa, que contenía cientos de datos de cada empleado, la evidencia mostraba una historia diferente: el empleado que estaba considerando para el ascenso simplemente no tenía las cualidades suficientes para el puesto.

Podrías pensar que lo mejor por hacer en esta situación sería darle al empleado el puesto basándote en los elogios de sus compañeros, pero el secreto para el éxito no es la amabilidad radical, es la verdad radical. Y la verdad es que les estarías haciendo a todos un mal servicio si ignorases la evidencia de que el empleado no está listo para el ascenso.

Como la mayoría de personas sobrestima sus capacidades y la cantidad de trabajo que hace, realizar evaluaciones precisas es esencial para prevenir problemas.

Cuando el autor encuestó a los empleados de Bridgewater Associates y les pidió que estimen por cuánto por ciento de los logros de la compañía se sentían responsables, el porcentaje total combinado sumó hasta 301 por ciento. Claramente, los gerentes deben tener una comprensión precisa de cuánto trabajo cada persona realiza, porque los empleados usualmente no la tienen, y la sobrestiman.

Pero la precisión y honestidad no son sólo buenas para el negocio en general; sino también son buenas para cada empleado.

Los psicólogos creen que el más grande motivador para la mejora personal es el dolor que se siente luego de cometer un error. Cuando te sientes terrible de haber hecho algo mal, y no quieres sentirte así nunca más, es el llamado “tocar fondo”, y es comúnmente lo que una persona necesita para cambiar finalmente la forma en la que hace las cosas.

También es importante recordar que la eliminación de las deficiencias de un empleado toma mucho tiempo, por lo que debería ser priorizado sobre la celebración de los éxitos.

Cuando se trate con las fortalezas, es un asunto relativamente sencillo el animar a un empleado de continuar el buen trabajo. Para los problemas, la causa necesita ser identificada y las soluciones necesitan funcionar, todo lo cual puede tomar mucho mayor tiempo y recursos.


Los cuadros de flujo y las métricas son grandes herramientas para la mejora del rendimiento.

Cuando tienes un objetivo en mente para tu negocio, puedes empezar a pensar en tus empleados como partes de un motor: un motor que está poniendo en marcha a tu compañía, o máquina, por el camino hacia tu objetivo.

Para el autor, su objetivo era proveer a los clientes con el mejor retorno posible de sus inversiones, y usualmente se sentía como un mecánico, abriendo el capó para mejorar el motor de su máquina Bridgewater.

Esta analogía, del gerente como mecánico y la compañía como máquina, es una gran manera de mantener tu mente enfocada sobre las responsabilidades del trabajo y lo que necesite ser reparado.

Cada máquina debería tener un diagrama de flujo del proceso, que muestre claramente cómo el trabajo ingresa y viaja por cada empleado al siguiente hasta que es terminado. Con esta herramienta al alcance, siempre serás capaz de identificar el lugar exacto donde los problemas estén ocurriendo y qué cosa tú, el mecánico, necesitas hacer.

A nadie le gusta regañar o despedir a un empleado, pero recuerda que uno de los principios fundamentales del éxito es ser realista. Esto significa que no puedes engañarte a ti mismo al pensar que hay una manera de evitar asuntos desagradables.

Otra gran herramienta para revisar tu máquina de posible mantenimiento son las métricas, o mediciones de rendimiento.

Cuando tienes un sistema definido para medir con precisión el rendimiento, tienes como un tablero para tu máquina, completo con brillantes luces que te alertan al instante cuando algo está mal.

Las métricas pueden darte un considerable impulso de productividad, y dado que son imparciales, precisas y confiables, encajan perfectamente en un ambiente que practica la verdad y transparencia máximas. Con una visión exacta de lo que los empleados estén haciendo, y cómo lo estén haciendo, ¡te encontrarás con que el trabajo de supervisión casi se hace por sí solo!

Ahora que sabes cómo mantener tu motor funcionando tranquilamente, miremos cómo construir una firme máquina.


Construye organizaciones de arriba a abajo y mantén un ojo en las proporciones de gerente a empleado.

Mientras avances hacia tus metas, es sólo una cuestión de tiempo antes de que los problemas surjan. Pero no hay razón para alarmarse o detenerse por estos baches en el camino. El desarrollo de soluciones a los problemas es la forma de mejorar de muchas empresas. En otras palabras, la mayoría de problemas terminará brindando combustible para tu máquina.

Sin embargo, si esperas convertir los problemas en ventajas, necesitas diseñar tu negocio de forma que los problemas se avisten y las soluciones se implementen tan rápido como sea posible.

Una de las mejores formas de construir tu organización es desde arriba hacia abajo.

Piensa que una buena estructura de negocio es lo opuesto a un edificio: tu base está alojada en la cima, lo que significa que, primero y ante todo, necesitas asegurarte que tienes grandes gerentes.

Cada gerente debería ser confiable y tener altos estándares. Si este no es el caso, sus debilidades y pobre rendimiento eventualmente se propagarán a sus empleados. Por otro lado, los gerentes que muestran su aprecio por la excelencia en el trabajo, y que tienen una firme supervisión y un control de calidad estricto, liderarán equipos de empleados que aumentarán sus niveles de rendimiento en gran medida.

Por tanto, para que los problemas puedan ser tratados rápidamente, cada departamento debería recibir una cierta cantidad de autosuficiencia y control sobre los recursos que requiera. Si la burocracia evita que los departamentos actúen rápido, tus equipos simplemente no serán capaces de hacer su trabajo.

Finalmente, es también sabio mantener una proporción balanceada de gerentes a personal. Una buena regla de oro es no exceder una proporción de diez a uno.

La proporción ideal es más cercana a cinco empleados por cada gerente, ya que esto le dará a tus gerentes la mejor probabilidad de tener relaciones significativas y entendimiento recíproco con cada empleado. Pero en vez de plantear reglas estrictas de tamaños de equipos, tendrás los mejores resultados cerciorándote de las capacidades de cada gerente y procediendo de acuerdo a ello.

Así que ahora tienes una idea básica de los principios que el autor ha usado para encontrar un éxito increíble. Depende de ti empezar a ponerlos en práctica y convertir tu organización en una compañía que esté constantemente evolucionando y constantemente ganando.


Resumen Final

El mensaje principal de este libro:

Un conjunto de principios firmes te ayudarán a tomar decisiones, incluso durante los tiempos más caóticos y confusos. Estos principios dependen de ti, pero es siempre una buena idea construir relaciones radicalmente verdaderas y transparentes con todas las personas que trabajas. Como gerente, tú eres como un mecánico, y tu compañía es como una máquina. Puedes usar cuadros de flujo y métricas para tener las cosas andando suavemente, y asegúrate que tu compañía es sólida construyéndola de arriba hacia abajo y manteniendo las proporciones gerente-empleados relativamente pequeñas.

Consejo para actuar:

Identifica tus puntos ciegos.

Todos tienen áreas donde mantienen una perspectiva cerrada, es decir, donde tienen puntos ciegos. Desafortunadamente, es muy difícil ver dónde están tus puntos ciegos. Así que, para identificarlos, haz una lista de las circunstancias que rodearon las malas decisiones que tomaste en el pasado. Puedes preguntarle a otras personas, especialmente aquellas que vieron algo que tú no, para que te ayuden en esta búsqueda. Pega esta lista en tu pared y obsérvala cada vez que estás considerando tomar una decisión en una área con punto ciego. Y no temas consultar con otros antes de avanzar.

[Traducido de la aplicación Blinkist, sobre el libro “Principles”].

Si te gustaría que resuma aquí cualquier otro libro, coméntalo por acá o en nuestra página de Facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: