“Creatividad Práctica” (The Accidental Creative) [LIBRO RESUMIDO]

Todd Henry

Creatividad Práctica [The Accidental Creative] (2011), explica cómo puedes desatar y manejar tu creatividad individual. El libro plantea que todos tienen el potencial de ser creativos, aunque muchos no tienen las herramientas para actuar sobre esta creatividad. Este libro describe cómo alcanzar la máxima creatividad y te provee de técnicas para ayudarte a crear de una manera consistente y fácil.

Todd Henry es un orador internacional, coach y autor, así como el fundador y CEO de Accidental Creative, una empresa de consultoría que promueve el desarrollo personal y la creatividad. En el 2006, comenzó Creatividad Práctica, una transmisión de negocios altamente exitosa, antes de publicar sus ideas en forma de libro.


Aprende a cómo llenarte de creatividad.

No necesitas laborar en un trabajo creativo para ser creativo. La creatividad es una parte de la vida de todas las personas, seas una estrella de rock que viaja por el mundo o simplemente alguien que disfruta de una pintura en acuarela en una tarde de domingo.

Explorar tu creatividad puede ser increíblemente satisfactorio. Sin embargo, la presión de diferentes áreas de tu vida – particularmente en el lugar de trabajo – pueden hacer difícil mantener esta creatividad.

Este resumen te ayudará a batallar esas presiones y a desatar tu potencial creativo. Aprenderás a cómo estar seguro de nunca más quedarte corto creativamente hablando.


Las presiones y expectativas del lugar de trabajo de hoy en día pueden reducir la creatividad.

La creatividad es una habilidad altamente valorada. De hecho, se está convirtiendo cada vez más necesaria en más y más trabajos. Sin embargo, a diferencia de habilidades en lugares de trabajo tradicionales, la creatividad fluctúa, y esto puede complicar increíblemente el rendimiento de los empleados cuando su jefe necesita de ellos dicha creatividad.

Para probarle a tu jefe que eres un valioso activo creativo, necesitas ser prolífico, brillante y saludable. Desafortunadamente, la mayoría de nosotros somos deficientes en al menos una de esas áreas, y debido a eso nuestro trabajo y reputación se ven alterados.

Tal vez eres prolífico y brillante, pero tienes un enfoque poco saludable al trabajo que te pone en riesgo de sobreesfuerzo y agotamiento. O quizás eres brillante y saludable pero no estás siendo prolífico, lo que resulta en que nadie quiera trabajar contigo porque no estás empujando hacia el mismo lado. O tal vez eres saludable y prolífico pero no brillante, lo que te pone en riesgo de perder tu trabajo ya que una ausencia de calidad en el laburo es irremediable.

Otra presión del lugar moderno de trabajo es que los colaboradores deben ser creativos e innovadores, mientras que al mismo tiempo deben cumplir fechas límites todo el tiempo.

Esta expectativa muestra que la mayoría de empresas están más preocupadas con resultados que con procesos creativos de colaboradores individuales. Por ejemplo, una cliente del autor, preocupada por si sus jefes aprobarían o no su trabajo, se encontró ignorando sus impulsos creativos y yendo por lo seguro. Un CEO le contó al autor que él llama a esta táctica “apuntando a los singles”, tal y como en el béisbol, es más seguro ir por “bases” menores en el trabajo en vez de arriesgar yendo por los mayores home-runs.

Lo que es más, las empresas también tienden a enfocarse más en resultados predecibles y menos en dar espacio a ondas irregulares de creatividad, una tendencia que hace mella en el pensamiento innovador. Un amigo del autor dijo que los creativos en su empresa se refieren a los tomadores de decisiones como “vampiros”, porque le quitan toda la vida al lugar.

Como puedes ver, las expectativas gerenciales están a menudo enfrentadas con las necesidades de los colaboradores cuando se habla de creatividad.


“En el intento de eliminar los puntos más bajos, sin darnos cuenta, eliminamos los más altos también”.


Cuidado con los tres “asesinos” de la creatividad: la disonancia, el miedo y la escala de expectativas.

A menudo, no nos damos cuenta cuando nuestro proceso creativo está bajo amenaza. No obstante, si aprendemos a reconocer las señales de peligro, seremos más capaces de combatir los tres molestos “asesinos” que intentan infiltrarse y matar nuestra creatividad.

El primer asesino contra el que debemos armarnos es la disonancia, la cual surge usualmente cuando el propósito de una empresa – el “0por qué” de la empresa – no está alineado con las acciones que toma – el “qué” de la empresa.

Aquí hay un ejemplo de disonancia: El autor una vez trabajó con una empresa de diseño, en la que sus líderes creativos no expresaron claramente las expectativas de los clientes a los diseñadores. En vez de un brief o resumen que detallase los conceptos bajo los requerimientos del cliente, los diseñadores recibieron vagos requerimientos cosméticos. Esto causó que el trabajo se viera perjudicado. Cuando no hay un “por qué” detrás de un “qué” en particular, el resultado usual es confusión y malentendidos.

El segundo asesino es el miedo, y usualmente surge cuando imaginamos los posibles resultados de una idea.

Un experimento en particular explica bien esto. Primero les pidieron a unas personas que se imaginaran caminando a través de un tablón delgado de seis metros en el suelo, y la mayoría de ellos se sintieron confiados de poder hacerlo sin caerse. Luego, fueron preguntados de imaginarse caminando a través del mismo tablón, pero esta vez suspendido entre dos edificios a 30 metros del suelo – y la mayoría de ellos no creyeron que pudieran hacerlo. En resumen, cuando el resultado potencial de una acción en particular se volvió aterradora, las personas fueron menos proclives de pensar que podrían tener éxito.

De forma similar, muchas personas son disuadidas de tomar un camino creativo porque temen de lo que pudiera pasar.

El tercer y final asesino es la escala de expectativas, y se refiere a la inflación de las expectativas, la cual a menudo apaga la creatividad.

Cuando te centras en el resultado de un proyecto, puede que falles en ver diferentes posibilidades. A mayor tus expectativas, más te consumirás tratando de alcanzarlas, dejando caer por la borda todo lo demás.


“Mientras más opaco el proceso de la toma de decisiones, más probable que los malentendidos y desalineamientos surjan”.


La llave para las verdades (insights) creativas es la concentración.

Ahora que estamos familiarizados con algunos asesinos potenciales de la creatividad, podemos pasar a las prácticas que nos mantendrán creativos. La mejor forma de hacer esto es mantenerse FRESH (por sus siglas en inglés para focus, relationships, energy, stimuli y hours) – prestando atención a nuestro enfoque, relaciones, energía, estímulo y tiempo. Comencemos con el enfoque o concentración.

Una falta de enfoque viene de dos principales factores: suposiciones poco saludables y el ping.

Según el neurocientífico Jeff Hawkins, las suposiciones poco saludables surgen cuando nuestros cerebros están prediciendo todo el tiempo qué pasará, basándose en nuestras experiencias pasadas. Aunque estas suposiciones son útiles normalmente, también puede ser engañosas.

Por ejemplo, el autor una vez encontró una araña en el cobertizo que usaba como oficina en su casa. Luego de eso, empezó a gastar un minuto cada mañana para revisar si había arañas. Eso es un total de seis horas desperdiciadas cada año – ¡todo por algo que ocurrió una sola vez!

El segundo destructor del enfoque, el ping, es la repentina e incontrolable urgencia de distraer tu enfoque y responder un nuevo correo electrónico o un mensaje de texto.

Con el fin de combatir el ping y las suposiciones poco saludables, debes hacer tres cosas: definir y refinar tu trabajo y agrupar tus tareas.

Para definir tu trabajo, el autor sugiere asignar de cuatro a seis “retos” a cualquier tarea. Los retos pueden ser cualquier cosa, por ejemplo, “¿Cómo podemos que nuestra marca resalte de entre la multitud?” o “¿Cómo podemos reducir costos?” Cuando concretas estas preguntas específicamente, es más fácil ver hacia dónde deberías estar dirigiendo tu enfoque o concentración.

El siguiente paso es refinar tu trabajo usando Las Grandes Tres. Identificar los tres proyectos que están más en necesidad de urgente atención; esto guiará inevitablemente tu enfoque a estas tareas.

El último paso es agrupar tareas similares, como reuniones o planeación de proyectos, y pasar un mínimo de 30 minutos trabajando en cada grupo. Este ejercicio es similar a la práctica retail de asociación inteligente, donde se ponen productos relacionados uno al lado del otro, como cepillos de dientes y pasta dental, incrementando la probabilidad de que alguien compre ambos al mismo tiempo.

Siguiendo estos pasos te encontrarás manejando tu enfoque al instante. A continuación, aprenderemos exactamente en dónde enfocar tu nueva atención, comenzando con las relaciones.


El trabajo creativo puede ser solitario, así que inspírate forjando redes de contacto y relaciones fuertes.

Los creativos son a menudo introvertidos, ya que la mayor parte del tiempo su trabajo necesita ser completado a solas. Pero esto no significa que los creativos no disfruten de estar rodeados de personas; simplemente significa que derivan su energía a sí mismos en lugar de a otros.

Inevitablemente, la introversión y el aislamiento limitan la perspectiva de uno y por tanto su creatividad, pero esto puede ser contraatacado por la siguiente parte de FRESH: las relaciones. El autor Steven Johnson dice que las mejores ideas de todos los tiempos fueron dadas por el compartir y la colaboración de personas. A mayor cantidad de mentes presente, mayores caminos creativos se abrirán. En el mismo sentido, el profesor Louis Cozolino dijo que necesitamos las perspectivas de otras personas para mantener fresca nuestra creatividad.

Para construir relaciones fuertes, hay tres estrategias principales: inicia un círculo, apunta a similares y establece un equipo nuclear.

Primero, debes reunir regularmente a creativos de tu elección en un círculo informal. Estos pueden ser amigos, colegas o ambos. Tomen turnos discutiendo sus proyectos actuales, qué los inspira y sobre qué quisieran algún consejo. Compartir sus insights será beneficioso para todos.

El siguiente paso es realizar reuniones uno a uno con otros creativos, preferiblemente con aquellos que trabajen en la misma área que tú. El punto de estos encuentros es inyectar una sana dosis de competencia entre tú y tu colega que empujará a ambos a ser atrevidos e innovadores. El autor resume esto en una frase de la celebridad de televisión Diane Sawyer: “La competición es más fácil de aceptar si te das cuenta que no es un acto de opresión o intrusión”, sino en cambio un reto que nos ayuda a crecer.

Finalmente, el equipo nuclear requiere de una relación estudiante-maestro de largo plazo. Busca la ayuda y consejo de dos o tres profesionales que admiras – personas fuera de tu empresa y de diferentes industrias y posiciones. Esto ampliará tu perspectiva y animará el aprendizaje.

Seguir estas estrategias te ayudará a aumentar tu red de contactos y construir sanas y fuertes relaciones. A continuación en nuestra lista de FRESH – la energía.


Para que tus insights creativos ganen visibilidad, necesitas manejar estratégicamente tu energía.

A pesar de ser una de las más importantes de las cinco áreas, el manejo efectivo de la energía es usualmente relegado.

Aunque el cerebro represente cerca del 2 por ciento de nuestro peso total, usa alrededor del 20 por ciento de la energía disponible. Entonces, si estamos cansados y bajos de energía, no seremos capaces de desempeñarnos apropiadamente.

Pero recargar nuestras energías no es un proceso directo; las personas asumen erróneamente que la energía es un recurso infinito y que simplemente necesitas tiempo para recargarlo.

El autor Tony Schwartz dice que si practicamos una buena gestión del tiempo y recursos pero relegamos nuestros niveles de energía, nuestra productividad se verá igual de afectada. Añade que somos más productivos cuando cambiamos “entre periodos de alta concentración y descanso intermitente”.

Entonces, para manejar efectivamente tu energía, necesitas primero manejar toda tu vida, lo cual debería hacerse en segmentos semanales, mensuales y trimestrales.

Durante la semana, intenta balancear tareas que consumen mucha energía, como largas llamadas telefónicas, con tareas “recargadoras”, como escuchar cinco minutos de música. Estos reguladores también pueden ser útiles durante la transición del trabajo a la vida personal. Podrías, por ejemplo, parar en una librería de camino a casa.

Cada mes deberías tomar nota de dónde es necesario tener tu enfoque. Si tienes un nuevo proyecto a la vuelta de la esquina, por ejemplo, necesitarás reajustar tus compromisos personales, y viceversa.

Cada trimestre, puedes mirar tus patrones y prioridades como un todo. ¿Tienes algunos cumpleaños en poco tiempo, o quizás un aniversario? ¿Cuándo es el mejor momento para iniciar ese gran proyecto que ha estado relegado todo este tiempo?

El paso final de manejar tu energía es “cortar” de tu vida las actividades menos efectivas.

En los viñedos, los cuidadores siempre están cortando las nuevas raíces para asegurar que las viejas y frutadas partes reciban los nutrientes necesarios. Este mismo proceso de corte es aplicable al manejo de la energía. Cada mes, identifica nuevas actividades menos efectivas y más desgastantes en tu vida, y luego elimínalas.

Cuando eres capaz de manejar tu energía efectivamente, puedes estar seguro de que tu tiempo será usado a su máximo potencial. Una vez que domines eso, puedes avanzar y ver cómo organizar la energía que uses: los estímulos.


“Puedes tener cualquier cosa que quieras, pero no puedes tener todo lo que quieras”.


Para mantener tu creatividad, necesitas estímulos que sean desafiantes, relevantes y diversos.

Todos hemos oído el dicho: “Eres lo que comes”, pero ¿sabías que esto también puede ser aplicado a la mejora de la creatividad?

Para mantener una sana mentalidad creativa, necesitas asegurarte que recibes una saludable dosis de estímulos retadores, relevantes y diversos.

Por supuesto, la cultura popular es una buena fuente de tendencias, pero para expandir tu visión del mundo y ser creativo, necesitar mirar lo académico y otras fuentes más complejas.

También necesitas asegurarte que las fuentes sean relevantes – no sólo para proyectos y metas específicas, sino para las habilidades generales y de largo plazo que desees desarrollar. Una buena práctica diaria es buscar recursos que animen al crecimiento personal – como, digamos, clases que enseñen una habilidad en específico – y crecimiento profesional, como revistas de comercio.

Recuerda variar los estímulos que tomas. Considera temáticas y opiniones que normalmente no considerarías, ¡y recuerda que los avances más disruptivos vienen de lugares inesperados! Un buen ejemplo es Larry Keller de la agencia de publicidad FKM, quien salió con la idea de un restaurante de carnes, pero llevado como una experiencia de alta cocina en medio de un recorrido de un museo de arte.

Para ayudarte a manejar tus estímulos desafiantes, relevantes y diversos, hay tres cosas que deberías hacer: cultivar, procesar y experimentar.

Haz un plan de estudios trimestral y separa 25 por ciento a áreas donde no tienes información necesaria para tu trabajo; 25 por ciento a lo que te beneficiará en un sentido amplio, como puntos ciegos y deficiencias educacionales; y 50 por ciento a cosas que te causan curiosidad, como historia o jardinería, enfocándote en tus pasiones, no tus obligaciones. Luego toma nota de tus insights, analízalos y observa si emerge algún patrón. Puedes hacer lo que hizo uno de los fundadores de Estados Unidos, John Adams, y llenar los márgenes de los libros con tus apuntes, como si la lectura fuera una conversación y no un monólogo.

Pero ten en cuenta que, aunque es genial estudiar y tomar apuntes, deberías salir ahí afuera y experimentar el mundo. Anda a museos y seminarios, haz caminatas – ¡todo le suma a tu creatividad!

Y ahora hemos alcanzado la última clave para mantenerse creativo – manejar las horas.


Un gran trabajo creativo no es definido por el número de horas sino por la calidad de esas horas.

El área final de FRESH, tus horas – es decir, el tiempo – es el punto de presión más importante para muchas personas porque es el recurso más tangible.

Mira tu tiempo como a un portafolio, no una máquina de casino; apunta a la calidad sobre la cantidad.

Las guías de gestión del tiempo usualmente están preocupadas con que pases a través de tu trabajo. Esta solución lleva parecido a jugar una máquina de casino, donde jalas la palanca una y otra y otra vez con la esperanza de una victoria que quizás nunca llegue. Pero eso no funciona si eres un creativo.

Lo que necesitas, en cambio, es algo que mejore tu rutina en el largo plazo. Esto es conocido como el portafolio de inversiones, y hay dos pasos principales en él.

El primer paso es establecer tu idea. La mayoría de las personas, cuando escuchan la frase “lluvia de ideas”, piensan de una actividad grupal. Sin embargo, este ejercicio mental también funciona bien en solitario. Ten en cuenta que en esta etapa no estamos considerando diseños actuales ni preocupados con la ejecución; ahora, sólo se trata de hacer surgir nuevas ideas. Para empezar, intenta darte una hora por semana para conceptualizar nuevas ideas. Mira atrás hacia tus Grandes Tres para inspirarte, y define tus problemas como retos, como hicimos anteriormente. Asegúrate que llevas un registro de todo lo que pase en cada sesión de lluvia de ideas.

El segundo paso es practicar creaciones innecesarias, que se refiere a crear por el simple hecho de crear, y no por alguna obligación o pedido de alguien. Pondrá a trabajar tu cerebro y realmente despejará tu mente, permitiéndote ser más productivo en otras áreas.

Por ejemplo, un director creativo llamado Robert le dijo al autor sobre el estrés y presión de trabajar para una empresa grande de diseño de marcas. El autor recomendó que Robert redescubra su antiguo pasatiempo de pintura en acuarela. En las siguientes semanas, Robert revivió su entusiasmo en el trabajo, todo gracias a que empezó a hacer algo para sí mismo.

Puedes sentir que no tienes el suficiente tiempo para actividades divertidas, pero toma el consejo del autor e intenta incorporarlas en tu rutina. Podrás observar por ti mismo los beneficios.


Resumen Final

El mensaje principal de este libro:

Al incorporar estas prácticas en tu vida, liberarás tu capacidad creativa de una forma natural y sencilla, en vez de luchar por alcanzarla bajo las presiones del lugar de trabajo. Para optimizar nuestra creatividad, necesitamos mantenernos FRESH y atender nuestro enfoque, relaciones, energía, estímulos y tiempo. Apunta al desarrollo a largo plazo, no resultados cortoplacistas, y ¡persigue los objetivos que te plantees!

Consejo para actuar:

¡Comienza hoy!

Sea lo que sea que desees alcanzar, asegúrate de darlo todo cada día y todos los días. Si no lo haces, te arrepentirás al final. Un amigo del autor una vez dijo que los cementerios son las tierras más valiosas en el mundo, porque están repletas de cantidades inimaginables de potencial e ideas sin realizar. Si empleas las prácticas descritas en este resumen y aspiras consistentemente a maximizar tu potencial, puedes estar seguro de “morir vacío”.

[Traducido de la aplicación Blinkist, sobre el libro “The Accidental Creative”].

Si te gustaría que resuma aquí cualquier otro libro, coméntalo por acá o en nuestra página de Facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: