La gente te miente todo el tiempo sobre el éxito – y una vez que lo notas, no puedes volver atrás

Por Ramit Sethi

A medida que envejeces, te darás cuenta de cuántas personas te han mentido.

Y es FASCINANTE.

Una vez que detectes estas mentiras, no podrás volver atrás.

Por ejemplo, tomemos una entrevista con un CEO reconocido. Alguien pregunta: “¿Qué consejo le darías a alguien que quiere hacer lo que tú haces?”

Su respuesta: “Mi consejo número 1 a las personas es que descubran su vocación”.

Ahora parémonos a pensar sobre su consejo. Suena lógico, ¿no?

Encuentra tu pasión, encuentra tu vocación, haz lo que amas…

…pero si escarbas más profundo, notarás todas las cosas que él no dijo:

  • Nunca ve Netflix y ni siquiera tiene una TV.
  • Cada noche los domingos, pasa 3 horas en la oficina planeando la semana siguiente.
  • Él siempre está pensando en el trabajo. En la ducha, mientras compra café, y, sí, mientras come con su familia.
  • Trabaja más de 60 horas a la semana.

Entonces, ¿por qué no dijo nada de esto?

La verdad es que la mayoría de personas no quiere oír de las horas de trabajo que dedicó cada semana. ¡Eso suena difícil! Es mucho más fácil soltar una frase pegadiza con la que la gente pueda sentirse bien – incluso si no es 100% verdadera.

working-out-exercise-focus-intense-concentration
La mayoría de las personas no quiere oír la verdad. Liderina/Shutterstock.com

La mayoría de las personas quiere escuchar frases célebres sobre el éxito. No quieren oír la verdad sobre qué se necesita para ser exitoso.

Cuando escuchamos estas mentiras blancas, las empezamos a oír por todos lados, todo el tiempo:

  • Una madre en buena forma con 2 hijos: “Ah, yo sólo camino mucho y cuido lo que como”.
  • El estudiante ejemplar: “Apenas estudio, ¡es un milagro que haya pasado!”
  • El amigo que es bueno ligando chicas: “Sólo sé tú mismo”.

También me ha pasado: La gente quiere decirme que puede hacer $1 millón de dólares en 3 meses con su tonta idea de “acariciador de gatos”. No es verdad. Tienes que trabajar hasta el cansancio para crear un negocio exitoso. Pero cuando comienzas a hablar sobre el trabajo que se requiere para lograrlo, los ojos de esta gente lagrimean.

Las personas no quieren ver cómo se prepara la salsa. (en inglés)

Pero los ganadores, sí.

Los ganadores saben que es crucial reconocer las mentiras y encontrar realmente qué se requiere para ganar. De otra forma, creemos que todo se supone que sea fácil, sea ponerse en forma o la escuela o encontrar una gran enamorada/o. Y cuando NO es fácil, salimos con nuestras PROPIAS mentiras para racionalizar por qué fracasamos.

Entonces, muchas personas ni siquiera reconocerán estas mentiras, menos aún las desecharán. Como suelo decir, el mundo quiere que seas uno más. Es decir, el mundo te está empujando a que seas mediocre, porque es seguro y hace sentir cálidos y absortos a todos los demás.

Pero a mí no. Hoy, voy a desenmascarar las 3 más grandes mentiras que nos decimos a nosotros mismos.

Mentira #1: ‘No tengo suficiente dinero para comenzar a ahorrar’.

Ramit Sethi en Twitter: “Esta es la excusa más común que la gente usa para no ahorrar. TODOS pueden ahorrar, y con el tiempo, todos pueden invertir. Incluso con sólo $5 dólares/mes se construye el hábito”.

58b893624601781c008b45f7-993.png
Twitter

Esta publicación en Twitter agitó algunas plumas porque a las personas no les gusta escuchar que TODOS pueden ahorrar dinero si lo intentan. La respuesta natural es intentar desesperadamente encontrar excepciones.

Aquí están las respuestas que recibo de vuelta:

  • “Las personas que usan bancos de alimentos, ¿pueden ahorrar? Sabes que algunos realmente están peor de lo que piensas”.
  • “Algunas veces ahorrar es imposible”.
  • “Una cosa a considerar: las personas con beneficios son penalizadas por tener demasiados ahorros”.

Tuve a una persona que seguía acosándome sobre su incapacidad para ahorrar. Finalmente, le respondí esto en Twitter:

“Si realmente crees que es ‘imposible’, yo personalmente te ayudaré por 3 meses, gratis. 1 regla: Harás todo lo que te diga.”

Probablemente puedes adivinar si ella aceptó la oferta o no. Una vez que sus excusas son anuladas, los quejosos no saben cómo responder, y entonces desaparecen.

Por supuesto, para algunas personas, comenzar es más difícil. Si no estás haciendo mucho dinero, puede que no seas capaz de ahorrar $500 dólares/mes, $50/mes, o incluso $20/mes. Pero puedes empezar con $5. Y hay material gratuito sobre el ahorro para ayudarte (en inglés).

Mira esta respuesta completamente diferente que obtuve de Marcela:

Marcela […] en Twitter: “He sido pobre y siempre he ahorrado. Empecé con monedas de 0,50 en un frasco y crecí desde ahí”.

58b893d44601781c008b45fd-939
Twitter

Me encanta esto. Marcela empezó desde donde pudo – 50 céntimos en un frasco – y trabajó su camino para crecer.

Cuánto ahorramos es irrelevante: No importa si estás ahorrando un dólar a la semana o ahorrando 10% de tu sueldo automáticamente. Lo que importa es la mentalidad de que PODEMOS ahorrar, y luego desarrollar el hábito de hacerlo. Siempre podrás “ajustar” tus ahorros después.

Mentira #2: ‘Soy un introvertido, así que no soy bueno hablando con la gente’.

Ramit Sethi en Twitter: “Artículo extremadamente interesante y controversial: ‘¿Soy introvertido o sólo grosero?'”.

58b89406be967321028b458d-821
Twitter

Aquí una mentira que he estado viendo mucho recientemente:

  • “No puedo simplemente caminar y hablarle a un extraño, eso es raro”.
  • “A ella le sale natural, yo nunca podría pararme en frente de un cuarto y dar un discurso”.
  • (Ve a alguien que entra a una habitación y se convierte en el alma de la fiesta) “Desearía poder hacer eso”.

Yo llamo a esto el Mito del Introvertido: La idea de que si no hemos nacido naturalmente carismáticos, no podremos nunca ser buenos en contactar personas o hablarle a extraños. Esto no podría estar más lejos de la realidad.

Mi amiga Susan Cain (quien literalmente escribió un libro sobre los introvertidos (en inglés)) dice: “los introvertidos tienen una preferencia por los ambientes calmados”. La palabra clave ahí es preferencia – no significa que los introvertidos sean tan malos hablando con otros, que no tengan otra opción que permanecer incómodos en los rincones de las fiestas.

Desafortunadamente, la palabra “introvertido” ha sido alterada como una excusa para evitar situaciones un poco incómodas.

De hecho, puedes volverte más divertido en las fiestas, contar historias asombrosas, y aprender a cómo construir una red de contactos increíble de una manera agradable (en inglés).

Aquí un ejemplo de un video mío trabajando con uno de mis estudiantes, Chris. Chris es un chico asombroso y realizado – pero es totalmente obvio que odia hablar frente a otros. Puedes sentir su nerviosismo prácticamente a través del video (en inglés).

Ahora mira su transformación:

Es obvio que Chris trabajó en muchas cosas: Su lenguaje corporal, su entonación, su confianza. No pasó de la noche a la mañana – de hecho, parecen AÑOS de trabajo. Pero la transformación habla por sí misma.

Mentira #3: ‘He intentado de todo, pero no puedo perder peso’.

Esta es una de las mentiras más peligrosas de todas.

Como un chico que solía pensar que “sólo nací con mi cuerpo” y que no podía cambiarlo, yo entiendo cómo se siente estar atascado. Que no importa qué dieta pruebes o qué plan de entrenamiento sigas, nunca va a cambiar nada. Cuando te crees la mentira, se convierte en una profecía auto-cumplida.

Sin embargo, también aprendí que puedes cambiar tu cuerpo. No hay secretos, no hay trucos. Mucho de ello es psicológico.

Y mientras no haya condiciones médicas ocasionales, hay ciertas cosas que cualquiera puede hacer para cambiar.

Las personas reclamarán: “¿Y qué con las personas con problemas médicos?”. (Buscando excepciones aisladas).

“Ellos no necesitan perder peso, ellos necesitan aprender a aceptarse a sí mismos”. (Racionalizando la falta de deseo y herramientas para un verdadero cambio).

Verás, si alguien quiere trabajar en aceptarse a sí mismo, es totalmente su decisión. Realmente le deseo lo mejor.

Pero también hay personas que quieren MÁS. Quieren entrar nuevamente en sus jeans favoritos, subir muchas escaleras sin perder la respiración, o tener abdominales marcados. Si eres tú alguna de estas personas, las buenas noticias son que cambiar nuestros cuerpos es algo dentro de nuestro control.

En el pasado, conducimos un largo número de estudiantes a través de nuestro programa de fitness. Un estudiante, Lang, había luchado con su peso la mayor parte de su vida. Intentó comer mejor, levantar pesas, clases de danza… pero nada ayudaba.

Mientras profundizábamos en el programa, le mostramos que muchos de sus desafíos eran psicológicos. Por ejemplo:

  • Él siempre necesitaba “dejar limpio el plato”. “La familia de mi papá era muy pobre en Vietnam, así que él conoció el hambre de verdad, y siempre me decía a mí y a mis hermanos que nunca desperdiciemos la comida”.
  • Si estaba con amigos, estaba comiendo. “Ahora que lo pienso, cuando estoy con amigos, siempre estoy comiendo o bebiendo alcohol”.
  • Él comía por ansiedad. “Una cosa que se quedó grabada en mi mente luego del curso, fue el pensamiento de hacer algo más en vez de comer por comodidad. Honestamente, nunca se me cruzó por la cabeza esa forma de pensar”.

Mientas mejor entendió sus barreras, más rápido fue capaz de transformarse:

58b8977b460178ff018b45b6-950
GrowthLab

La sociedad le habría dicho a Lang que algunas personas no pueden perder peso. Que probablemente es su tiroides, o su metabolismo, y debería tan sólo aceptar su cuerpo. Pero Lang estaba preparado para confrontar su propia psicología – las mentiras que se decía a sí mismo – y cambiar su cuerpo.

El mundo quiere que seas uno más

Vivimos en un mundo donde la mediocridad es celebrada porque hace sentir bien a otras personas: “Está bien, algunas personas han nacido simplemente pobres/introvertidas/gordas. No es tu culpa. ¡Sólo aprende a aceptarlo!”

Preferiríamos aferrarnos a las mentiras que nos hemos estado diciendo a nosotros mismos – algunas veces por años – que enfrentar la incómoda verdad de que tal vez hemos estado equivocados todo este tiempo.

Yo hice esto. Me sentía más cómodo aceptando que era tan sólo un menudo chico de la India en vez de aprender en realidad cómo cambiar mi alimentación y entrenamiento.

Pero con el tiempo, me di cuenta que prefería enfrentar la realidad – dolorosa por momentos – que vivir en la oscuridad.

Esta es una dura perspectiva de la vida. Significa reconocer que quizás has estado equivocado sobre algunas cosas en los últimos 35 o más años de vida. También significa mucho más trabajo.

Me encanta. Para mejorar mi mente, mi cuerpo, y mis relaciones, quiero saber cómo las personas realmente lo hacen – no las superficialidades que la sociedad celebra.

Si estás aquí leyendo esto, pienso que tú también eres así. Yo respeto eso y seguiré diciéndote la verdad, no importa qué.

Comenzar un negocio en línea no es fácil. Si quieres un negocio que te genere dinero mientras duermes, tendrás que trabajar más duro de lo que jamás hayas trabajado.

[Traducido del artículo “People lie to you about success all the time – and once you realize it, you can never go back”].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: