¿Qué Harías Tú? Un Acto de Bondad

 

 

Publicación de Facebook Traducida: – Estoy sentado en McDonalds, bebiendo una Sprite. Está bien, es mi tercera Sprite. Y la mujer de la esquina… esperando. Ha estado aquí desde antes que yo llegara. Entra caminando un hombre con un pequeño niño, quizás de 3 años. “Se supone que estarías aquí hace una hora”, ella dice, un poco molesta. “Bueno, estoy aquí y aquí está él”, le responde el hombre y da vuelta para salir. Ella le dice: “Oye, ¿no tienes un par de dólares para comprar una hamburguesa con queso? Sólo tengo lo suficiente para su cajita feliz”.

El hombre miró alrededor para ver si alguien estaba observando. “Púdrete. Muere de hambre”, le responde y sale tras la puerta.

Ella sólo mueve la cabeza y camina a la caja con el niño. Ordena una cajita feliz para él. El chico de la caja le dice que su tarjeta no cubrió un saldo de 37 céntimos por pagar. Ella y el niño caminan al carro donde se pone a buscar monedas. De vuelta, se sientan con la cajita feliz, y ella le pone su comida y su pequeña bebida. Luego ella le pregunta al niño si mamá podía tener una papa frita, a lo que el niño le da la que ya había mordido. (Me reí por dentro).

Caminé a la máquina de bebidas y rellené mi vaso. Powerade esta vez. Mientras el chico de la caja rellenaba las servilletas. Le di mi tarjeta de débito. Y le dije que le diera a la mujer 2 hamburguesas dobles, unas papas fritas grandes y una bebida grande a mi cuenta. Le dije que no le diga que fui yo. Escribí una nota en una servilleta: “Mantén tu cabeza en alto y siempre empuja hacia adelante. Tú PUEDES. Lo HARÁS :)”. El chico me devuelve la tarjeta. Va por detrás del mostrador y lleva la bandeja de comida a la mujer. Le dice “Esto fue comprado para ti” “¿Por quién?” “No se supone que deba decirlo, pero no fui yo”, le dice y vuelve al mostrador. Ella lee la nota en la servilleta mientras lágrimas empiezan a caer por sus mejillas. Llena su bebida y empieza a comer. El niño le cambia un nugget de pollo por un mordisco de la hamburguesa (Me reí de nuevo).

Luego que ambos terminaron su comida, se prepararon a irse. Pasaron por mi asiento, le sonrío al niño y la miro a ella, y me susurra “Gracias” y le respondo susurrando “¿De qué?” Sonríe. Le guiño. Miro de nuevo al niño y le deseo que tenga un buen día. :)… La vida es dura. Siempre mantente dispuesto a hacer más fácil la vida de alguien más. Las cosas pequeñas hacen un gran impacto. Para cualquier padre o madre soltero atrapado en una situación similar… Mantén tu cabeza en alto y siempre empuja hacia adelante. Tú PUEDES. Lo HARÁS.” –

act-of-kindness
Publicación en Facebook.

Por Robyn Reisch

“La compasión humana nos une los unos a los otros – no con lástima o condescendencia, sino como seres humanos que han aprendido a cómo convertir su sufrimiento común en esperanza para el futuro”, escribió Nelson Mandela.

Este acto de amabilidad fue verdaderamente uno sencillo. Un almuerzo de comida rápida puede costar muy poco. Una nota es gratis. Su impacto en esta mujer, sin embargo, fue inmenso. Lo sobrecogedor de esta historia no es sólo la obra de compasión. Es la idea de que una pequeña muestra de empatía como ésta sea cosa tan rara y notable en nuestro mundo.

LA VIDA ES MUY DURA.

¿EN QUÉ MOMENTO NOS DEJAMOS DE AYUDAR UNOS A OTROS?

Algunas veces nos invade el dolor de alguien, y queremos ayudar. Sin embargo, nos negamos a reconocerlo. Estamos condicionados por la sociedad a voltear la cara. Decimos que estamos muy ocupados. Decimos que estamos sin un céntimo. Asumimos que alguien más ayudará. Podemos incluso culpar al propio grupo por estar en su posición de necesidad. No obstante, las verdaderas razones para nuestra inacción están en un nivel más profundo. El escepticismo, cinismo y narcisismo normalmente nos impiden actuar en nuestra naturaleza compasiva.

No siempre es el regalo en sí lo que logra el mayor impacto, sino el corazón con el que fue dado. Esta mujer necesitaba una hamburguesa, sí, pero más que eso necesitaba una palabra de aliento, de ánimo. Ella necesitaba amabilidad. Necesitaba saber que alguien, incluso un extraño, estaba de su lado. Al enviar la comida y la nota, este hombre la fortaleció. Él vio su conflicto. Vio su lucha. La vio ser derribada por la crueldad. Pudo haber volteado la mirada, pero en cambio la ayudó a levantarse.

Supón que ves esta escena desarrollarse. ¿Qué hubieras hecho tú? La mayoría de nosotros sólo simpatizaríamos, moviendo nuestras cabezas. Desviaríamos la mirada, avergonzados de haber visto ese sensible momento. La mayoría de nosotros vería el problema, pero escogería no actuar. Hacemos esto todos los días.

Qué suerte de la mujer de que este extraño no era una persona ordinaria. Él eligió ayudarla.

¿Cuántas oportunidades tienes tú de hacer lo mismo?

Si abres bien los ojos, están por todas partes. Están parados al lado del camino con un cartón en las manos. Están comiendo en un comedor comunal o de beneficencia. Están trabajando turnos extras para comprar medicinas.

TÚ PUEDES AYUDAR.

Incluso si no tienes ni un céntimo a tu nombre, hay algo poderoso que puedes hacer. La comida que le compró a esta mujer puede ir y venir, pero la nota que le escribió dejará una huella en su vida. Una sonrisa y una palabra de amabilidad no te cuestan nada, y pueden hacer toda la diferencia.

La mayoría de la gente desvía la mirada cuando ve conflicto. Esto causa indudable vergüenza y empequeñecimiento. Las personas empiezan a sentirse invisibles, justo cuando necesitan ser más vistas. Tú puedes ayudar a combatir esta dinámica.

Sonríele a alguien que está luchando, en conflicto. Dale a una madre cansada unas palabras de aliento. Si tienes algunas monedas de sobra, cómprale una hamburguesa o lo que sea a alguien que tiene hambre.

PUEDE QUE SEAS TÚ EL ÚNICO QUE LO HAGA.

[Traducido del artículo “What Would You Do? An Act of Kindness”].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: