Las Personas que Se Preocupan Por los Demás Viven Más Tiempo

Por Robyn Reisch

Todos sabemos que ayudar a los demás es bueno para nuestra salud mental, emocional y espiritual. Sorprendentemente, un nuevo estudio ha determinado que además puede ser beneficioso para nuestra salud física. Investigadores encontraron que los abuelos que cuidan a sus nietos viven más tiempo que aquellos que no lo hacen.

El estudio analizó a más de 500 personas mayores de 70 años. Usaron datos recolectados por más de dos décadas del Estudio del Envejecimiento en Berlín, deliberadamente excluyendo a los abuelos que eran los principales responsables de sus nietos. Esto redujo el campo de abuelos que ayudaban a cuidar a los nietos en el contexto de un rol tradicional de abuelo-nieto, contrario a aquel contexto donde la relación era más de padre-hijo. También incluyeron a adultos mayores que no tenían nietos, pero que escogían proveer cuidado a los niños de su comunidad. Estas personas no tenían el título biológico de abuelo, pero cumplían con ese rol en la vida de un niño y cultivaban la relación como si fuera su nieto. El estudio, además, incluyó a otros adultos que elegían ayudar de otras formas. Por ejemplo, muchos ayudaban a sus hijos e hijas adultos con las tareas del hogar, cocina, o cuidado de las mascotas, incluso en la ausencia de nietos.

Como se demuestra, su trabajo no sólo benefició a los de su entorno. Los resultados del estudio encontraron que los adultos mayores que tomaron un papel de cuidadores vivieron mucho más que aquellos que no lo hicieron. Esto aplicaba en cada categoría de cuidadores mencionados antes. No parecía importar si estaban ayudando a su familia o su comunidad, ni cómo escogían hacerlo. El único factor importante parecía ser que estaban aliviando las cargas de aquellos por los que se preocupaban.

Como en todo lo demás, sin embargo, la moderación parece ser la clave. Los adultos mayores sobre los que se apoyaba demasiado experimentaron más estrés de lo que es considerado saludable. Esto puede tener el efecto contrario al reducir el tiempo de vida, especialmente en aquellos que ya encaraban problemas médicos.

“Ayudar no debe ser malinterpretado como una panacea (remedio para todo) para una vida más larga”.

Explicó Ralph Hertwing, director del Centro de la Racionalidad Adaptativa en el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano.

“Un moderado nivel de participación en el cuidado a otros parece tener efectos positivos en la salud. Pero estudios previos han demostrado que una participación más intensa causa estrés, el cual tiene efectos negativos en la salud física y mental”.

¿Qué significa esto para los padres de niños pequeños que se preocupan por el bienestar de sus propios padres?

Acepta su ayuda, pero ten cuidado de no aprovecharte. Disfrutar de un día libre mientras tus niños tienen un bonito día con el abuelo es una cosa. Depender de él para un cuidado a tiempo completo es otra. Asimismo, espera con alegría el banquete de tu madre los domingos, pero no esperes que ella alimente a tu familia todos los días de la semana. La mayoría de adultos mayores comprende sus propias limitaciones. Déjalos seguir su ritmo. Respeta sus límites, y aprecia el lazo que forman con tus pequeños. Es uno tan especial e invaluable que no puede ser reemplazado.

[Traducido del artículo “People Who Care For Others Live Longer”].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: