La Sublevación del Alma

Por Charles Eisenstein

Otra Forma de Ver a la Fatiga y la Depresión

La depresión, la ansiedad y la fatiga son una parte esencial del proceso de metamorfosis que se está desplegando en el planeta hoy en día, y son muy importantes por la luz que irradian en la transición de un viejo a un nuevo mundo.

Cuando una creciente fatiga o depresión se convierten en algo serio, y obtenemos un diagnóstico de virus de Epstein-Barr o Síndrome de Fatiga Crónica (CFS), hipotiroidismo o baja serotonina, típicamente nos sentimos aliviados y alarmados a la vez. Alarma: ‘algo está mal conmigo’. Alivio: ‘ahora tengo un diagnóstico, puedo curarme, y la vida puede volver a ser normal’. Pero por supuesto, la cura a estas condiciones es esquiva.

MutinySoul-pentup
Depresión, ansiedad y fatiga.

La Pregunta

La noción de una cura comienza con una pregunta: “¿Qué anduvo mal?” Pero hay otra, radicalmente diferente forma de ver la fatiga y la depresión que comienza preguntando: “¿A qué cosa el cuerpo, en su perfecta sabiduría, está respondiendo?” ¿Cuál sería la opción más sabia para alguien incapaz de tener la energía necesaria para participar plenamente en la vida?

La respuesta nos está mirando a la cara. Cuando nuestra alma-cuerpo le está diciendo No a la vida, a través de la fatiga y depresión, lo primero a preguntarse es: “¿Es correcta la vida que estoy viviendo para mí ahora?” Cuando el alma-cuerpo le está diciendo No a participar en el mundo, lo primero a preguntarse es:

“¿El mundo tal como se me presenta merece mi plena participación?”

¿Qué tal si hay algo tan fundamentalmente equivocado con el mundo, las vidas, y la forma de ser que se nos ha ofrecido, que el aislamiento es la única respuesta sensata? ¿El aislamiento, seguido por un reingreso en un mundo, una vida y una forma de ser totalmente diferentes de las que dejamos atrás?

MutinySoul-withdrawn
¿Qué pasa si el aislamiento es la única cuerda respuesta?

El objetivo no dicho de la vida moderna parece ser vivir tanto y tan cómodamente como sea posible, minimizar riesgos y maximizar seguridad. Vemos esta prioridad en el sistema educativo, donde intentan enseñarnos a ser “competitivos” para que podamos “ganarnos la vida”. Lo vemos en el sistema médico, donde la meta de prolongar la vida vence cualquier consideración de si, a veces, el tiempo de morir ha llegado. Lo vemos en nuestro sistema económico, que asume que todas las personas están motivadas por un “racional auto-interés”, definido en términos de dinero, asociado con la seguridad y supervivencia. (¿Y alguna vez te has puesto a pensar en la frase “el costo de vida”?) Se supone que debemos ser prácticos, no idealistas; se supone que debamos poner al trabajo antes del juego. Pregúntale a alguien por qué se mantiene en un trabajo que odia, y más a menudo que no, la respuesta será algo como: “Por el seguro de salud”. En otras palabras, nos mantenemos en trabajos que nos dejan sintiendo como muertos con el fin de ganar el seguro de permanecer vivos. Cuando elegimos al seguro de salud por encima de la pasión, estamos eligiendo la supervivencia por encima de la vida.

En un nivel más profundo, al que llamo el nivel del alma, no deseamos nada de eso. Reconocemos que estamos en la tierra para representar un propósito sagrado, y que la mayoría de los trabajos ofertados están por debajo de nuestra dignidad como seres humanos. Pero puede que estemos muy asustados de dejar nuestros trabajos, nuestras vidas planeadas, nuestro seguro de salud, o cualquier otra seguridad y comodidad que hemos recibido en cambio de nuestros dones divinos. En el fondo, reconocemos esta seguridad y comodidad como una paga de esclavos, y anhelamos ser libres.

MutinySoul-overwhelmed
En el fondo, reconocemos esta seguridad y comodidad como paga de esclavos, y anhelamos ser libres

Una rebelión del Alma

Por lo tanto, el alma se rebela. Temerosos de tomar la decisión consciente de alejarnos de una vida de esclavitud, en su lugar tomamos la decisión inconscientemente. Ya no podemos reunir energías para movernos. Realizamos este aislamiento de la vida a través de una variedad de medios. Podemos convocar el virus de Epstein-Barr en nuestros cuerpos, la mononucleosis, o algún otro causante de fatiga crónica. Podemos desactivar nuestras glándulas tiroides o suprarrenales. Podemos desactivar nuestra producción de serotonina en el cerebro. Otras personas toman un camino distinto, incinerando el exceso de energía vital en los fuegos de la adicción. De cualquier forma, estamos de alguna manera negándonos a participar. Nos estamos alejando de la indigna complicidad de un mundo que está yendo mal. Nos negamos a aportar nuestros dones divinos al engrandecimiento de ese mundo.

Ese es el por qué el enfoque convencional de solucionar el problema, para que podamos volver a una vida normal, no funcionará. Podría funcionar temporalmente, pero el cuerpo encontrará otras formas de resistirse. Aumenta los niveles de serotonina con antidepresivos y el cerebro cortará algunos sitios receptores, pensando: “Oye, no se supone que me sienta bien acerca de la vida que estoy viviendo ahora”. Al final, siempre estará el suicidio, un punto final común a los regímenes farmacéuticos que buscan hacernos felices con algo hostil a nuestro real propósito y ser. Sólo puedes forzarte a permanecer en la maldad por un tiempo. Cuando la rebelión del alma es suprimida demasiado tiempo, puede explotar externamente en sangrienta revolución. Significativamente, todos los tiroteos en escuelas de la última década han involucrado a personas con medicaciones antidepresivas. ¡Todas ellas! Para un vistazo abrumador de los resultados del régimen farmacéutico de control, entra a esta compilación de casos de suicidio/homicidio relacionados a antidepresivos.

MutinySoul-stressed
Cuando la rebelión del alma se suprime durante mucho tiempo.

Allá en los 1970s, opositores de la Unión Soviética eran usualmente hospitalizados en instituciones mentales y se les daba drogas similares a las usadas para tratar la depresión hoy en día. La explicación era que tenías que estar demente para no estar feliz con la Utopía de los Trabajadores Socialistas. Cuando las personas que tratan la depresión reciben estatus y prestigio del mismo sistema con el que sus pacientes están descontentos, es poco probable que afirmen la validez básica del aislamiento del paciente en la vida.

“El sistema tiene que ser saludable – después de todo, valida mi estatus profesional – por lo tanto, el problema debe ser contigo.”

Desafortunadamente, los acercamientos “holísticos” no son diferentes, ya que niegan la sabiduría de la rebelión del cuerpo. Cuando parecen funcionar, es porque generalmente coinciden con algún otro cambio. Cuando alguien sale y recibe ayuda, o hace un cambio radical de modalidades, funciona como un ritual de comunicación a la mente inconsciente de un cambio genuino de vida. Los rituales tienen el poder de tomar decisiones conscientes reales para nuestro inconsciente. Ellos pueden ser parte de recuperar el poder de uno.

MutinySoul-light
Los rituales pueden ser parte de recuperar el poder.

He conocido a innumerables personas de gran compasión y sensibilidad, personas que se describirían a sí mismas como “conscientes” o “espirituales”, que han batallado con el CFS, depresión, deficiencia de la tiroides, y más. Estas son personas que han llegado a un punto de transición en sus vidas, donde son físicamente incapaces de vivir la antigua vida en el antiguo mundo. Eso es porque, de hecho, el mundo que se nos presenta como normal y aceptable es cualquier cosa menos eso. Es una monstruosidad. Nuestro planeta está sufriendo. Si necesitas que te convenza de eso, si no estás al tanto de la destrucción de bosques, océanos, humedales, culturas, suelos, salud, belleza, dignidad y espíritu que subyace el Sistema en el que vivimos, entonces no tengo nada más que decirte. Solo te estoy hablando si crees que hay algo profundamente malo con la forma en que estamos viviendo en este planeta.

MutinySoul-balance
Las personas que han llegado a un punto de transición en sus vidas.

‘Trastornos’ de ansiedad

Un síndrome relacionado abarca varios “déficit de atención” y “trastornos” de ansiedad (discúlpenme, no puedo escribir estas palabras sin las irónicas comillas) que reflejan un reconocimiento inconsciente de que ‘algo está mal aquí’. La ansiedad, como todas las emociones, tiene una apropiada función. Supón que dejaste una olla en la estufa y sabes que olvidaste algo, pero no puedes recordar qué es. No puedes quedarte tranquilo. Algo te está molestando, algo está mal. Subliminalmente hueles humo. Te obsesionas: ¿dejé el agua corriendo? ¿Olvidé pagar la hipoteca? La ansiedad te mantiene despierto y alerta; no te deja descansar; mantiene a tu mente revoloteando, preocupándose. Esto es bueno. Esto es lo que te salva la vida. Eventualmente te das cuenta – ¡la casa está en llamas! – y la ansiedad se convierte en pánico y acción.

Entonces, si sufres de ansiedad, quizás no tienes un “trastorno” en absoluto – tal vez la ‘casa’, nuestro mundo, realmente está en llamas. La ansiedad es simplemente la emoción que responde a “Algo está peligrosamente mal y no sé lo que es”. Ello solamente será un trastorno si no hay, de hecho, algo peligrosamente malo. “Nada está mal, eres tú” es el mensaje que cualquier terapeuta te da cuando trata de arreglarte. No estoy de acuerdo con ese mensaje. El problema no está contigo. Tienes buenas razones para estar ansioso. La ansiedad mantiene parte de tu atención alejada de tus tareas de secar los cubiertos mientras la casa se incendia, de tocar el violín mientras el Titanic se hunde. Por desgracia, lo malo que estás percibiendo puede estar más allá del conocimiento de los psiquiatras que te tratan, que luego concluyen que el problema debe ser tu cerebro.

MutinySoul-fedup
El problema no está en ti.

De forma similar, el Trastorno de Déficit de Atención, ADHD por sus siglas en inglés, y mi favorito, el Trastorno de Oposición Desafiante (ODD) son sólo trastornos si creemos que las cosas presentadas merecen prestarles atención. No podemos admitir, sin cuestionar la completa estructura de nuestro sistema escolar, que puede ser completamente saludable para un niño de diez años no sentarse quieto por seis horas en un aula aprendiendo sobre largas divisiones y Vasco de Gama. Quizás la actual generación de niños, que algunos llaman los Índigos, simplemente tienen una menor tolerancia para la agenda escolar de conformidad, obediencia, motivación externa, preguntas correctas e incorrectas, la cuantificación del desempeño, normas y timbres, tarjetas de reporte y grados y tu permanente registro. Así que tratamos de reforzar su atención con estimulantes, y someter su heroica rebelión intuitiva contra el sistema destructor de espíritus.

Mientras escribo acerca de la “maldad” contra la que todos debemos sublevarnos, puedo oír a algunos lectores preguntando: “¿Qué hay acerca del principio metafísico de que ‘todo está bien’?” Sólo cálmate, me dicen, nada está mal, todo es parte del plan divino. Tú sólo lo percibes como erróneo debido a tu limitada perspectiva humana. Todo esto es así para nuestro propio desarrollo. La guerra: le da a las personas maravillosas oportunidades de hacer heroicas elecciones y quemar karma negativo. La vida es maravillosa, Charles, ¿por qué tienes que hacerla mala?

Lo lamento, pero generalmente tal razonamiento es sólo una compensación a la consciencia. Si todo es bueno, eso es sólo porque lo percibimos y experimentamos como terriblemente malo. La percepción de iniquidad nos mueve a corregirla.

MutinySoul-iniquity
La percepción de iniquidad nos mueve a corregir lo malo, lo erróneo.

No obstante, sería ignorante e inútil juzgar a aquellos que no ven nada malo, y que, ajenos a los hechos de la destrucción, piensan que todo está básicamente bien. Hay un proceso natural de despertar, en el cual primero avanzamos a toda velocidad participando en el mundo, creyendo en él, buscando contribuir a la Ascensión de la Humanidad. Eventualmente, nos encontramos algo innegablemente erróneo o malo, quizás una flagrante injusticia, un serio problema de salud o una tragedia muy cercana. Nuestra primera respuesta es pensar que es un problema aislado, remediable con un poco de esfuerzo, dentro de un sistema que es básicamente sano. Pero cuando tratamos de arreglarlo, descubrimos niveles cada vez más profundos de “maldad”. La putrefacción se propaga: vemos que ninguna injusticia, ningún horror puede mantenerse aislado. Vemos que los desaparecidos opositores en Sudamérica, los niños trabajadores en Pakistán, los bosques arrasados del Amazonas, todos están íntimamente conectados y juntos en un grotesco tapiz que incluye cada aspecto de la vida moderna. Nos damos cuenta que los problemas son muy grandes para arreglarlos. Estamos llamados a vivir de una forma completamente diferente, comenzando con nuestros valores y prioridades más fundamentales.

Todos pasamos a través de este proceso, repetidamente, en diversos ámbitos de nuestras vidas; todas las partes del proceso son justas y necesarias. La fase de completa participación es una de crecimiento en la cual desarrollamos nuestros dones que serán aplicados luego de formas muy diferentes. La fase de intentar arreglar, de aguantar, de batallar con una vida que no está funcionando, es una fase de maduración que desarrolla las cualidades de la paciencia, determinación y fuerza. La fase de descubrir la omnipresente naturaleza del problema es generalmente una fase de desesperación, pero así necesita serlo. Realmente, es una fase de descanso, de quietud, de aislamiento, de preparación para un impulso. El impulso es como un empuje de nacimiento. Las crisis en nuestras vidas convergen y nos impulsan a una nueva vida, a un nuevo ser que difícilmente imaginamos podría existir, excepto que oímos rumores de él, ecos, e incluso tal vez un vislumbre por aquí y allá, una breve vista previa que se ha concedido por divinidad.

MutinySoul-calm
Las crisis en nuestras vidas convergen y nos impulsan a una nueva vida.

Si estás en medio de este proceso, no necesitas sufrir si cooperas con él. Puedo ofrecerte dos cosas. La primera es la auto-confianza o confianza en uno mismo. Confía en tu propia urgencia de aislarte aun si un millón de mensajes te están diciendo: “El mundo está bien, ¿qué está mal contigo? Sigue con el programa”. Confía en tu creencia innata de que estás aquí en este mundo para algo magnífico, incluso cuando mil decepciones te hayan dicho que eres ordinario. Confía en tu idealismo, enterrado con tu eterno corazón de niño, que dice que un mundo mucho más hermoso que este, es posible. Confía en tu impaciencia que dice que lo “suficientemente bueno” no es bueno lo suficiente. No etiquetes tu noble negativa de participar como pereza y no la diagnostiques como una enfermedad. Tu heroico cuerpo simplemente ha hecho algunos sacrificios para servir a tu crecimiento.

La segunda cosa que te ofrezco es un mapa. El viaje que he descrito no es siempre lineal, y de vez en cuando puedes encontrarte revisitando terrenos antes conocidos. Cuando encuentres la vida apropiada, cuando encuentres la apropiada expresión de tus dones, recibirás una señal inconfundible. Te sentirás emocionado y vivo. Muchas personas te han precedido en este viaje, y muchas más te seguirán en tiempos venideros. Porque el viejo mundo se está despedazando, y las crisis que inician este viaje están convergiendo hacia nosotros. Pronto, muchas personas seguirán los caminos que nos habrán hecho pioneros. Cada viaje es único, pero todos comparten las mismas dinámicas básicas que he descrito. Cuando hayas pasado a través de él, y hayas entendido la necesidad y justicia de cada una de sus fases, estarás preparado para ayudar a otros a también pasar por su camino. Tu condición, todos los años de ella, te ha preparado para esto. Te ha preparado para facilitar el camino de los que seguirán. Todo por lo que has pasado, cada pequeña desesperación, ha sido necesaria para forjarte en un sanador y un guía. La necesidad es grande. El tiempo está llegando pronto.

[Traducido del artículo “Mutiny of the Soul”].

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: