“El Atleta Enfocado” [LIBRO RESUMIDO]

Por George Mumford

El Atleta Enfocado [The Mindful Athlete (2015)] explica cómo desbloquear tus “superpoderes” ocultos practicando la consciencia plena. Cuando aprendes a canalizar tu propia divinidad interior, alcanzarás tu máximo rendimiento – en los deportes o en cualquier otro ámbito.


¡Consigue los superpoderes de la consciencia plena que se necesitan para un óptimo rendimiento!

¿Alguna vez has visto a un jugador de fútbol superar a casi todo el equipo contrario y anotar un gol o a un atleta completar los 100 metros planos en menos de 10 segundos? Si tu respuesta es sí, sabrás que tales logros son bellezas en sí mismas. Parecen como si fueran cosas que sólo un superhéroe podría hacer – no hazañas de simples mortales. Estos rendimientos físicos requieren más que un simple cuerpo bien entrenado, así que, ¿qué permite a estos atletas hacer lo que la mayoría de la gente no puede?

Es acerca de entrenar tu mente y usar tus potenciales superpoderes para alcanzar un rendimiento óptimo. Pero estas técnicas no se limitan a mejorar tu atletismo. Sea en el trabajo, en la escuela o tan sólo para mejorar tu vida en general, a todos nos gustaría mejorar nuestro rendimiento. Usando el concepto del atleta enfocado como un punto de partida, exploraremos las prácticas que te llevarán a estar en tu máxima condición.


Algunas veces tienes que tocar fondo antes de que puedas descubrir tus superpoderes.

Las personas encuentran la iluminación de diferentes formas. Algunos viajan a la India; otros hacen yoga. Para George Mumford, el autor, fue el dolor de tocar fondo lo que lo condujo a descubrir la consciencia plena y, como resultado, sus propios superpoderes. Aquí su historia:

En primaria, Mumford era un talentoso jugador de basketball. Parecía listo para una carrera profesional. Y quedó lesionado durante un entrenamiento. Pero, en vez de dejar curar a su cuerpo, siguió jugando; esto desgastó su cuerpo, y arruinó su oportunidad de una carrera en los deportes profesionales.

Así que, en vez de jugar en la NBA, abandonó su sueño y fue a la Universidad de Massachusetts, donde estudió finanzas. Desde su niñez, había conocido sólo una forma de lidiar con el dolor, sea emocional o físico: ahogarlo en alcohol. Para luchar contra el dolor crónico causado por sus lesiones, así como el dolor emocional causado por sus sueños suspendidos, comenzó a auto-medicarse. Y su medicina elegida era el whisky Seagram’s Seven.

Mumford no fumaba cigarrillos o marihuana porque le preocupaba cómo podrían afectar su crecimiento físico, así que cuando comenzó a drogarse, fue directo a la heroína.

En 1984, le dio una severa infección del estafilococo, una bacteria. Mumford llamó a esta situación su Trasero En Llamas, o TEL. Su TEL lo empujó a finalmente hacer un cambio, así que se unió a su primer programa de doce pasos: Alcohólicos Anónimos.

Su programa en AA fue en donde supo por primera vez de la consciencia plena, que, en los 80’s, era llamada “manejo del estrés”. A través del yoga y la meditación, aprendió a escuchar a su cuerpo en vez de aliviar su dolor con drogas.

Por años, Mumford continuó practicando la consciencia plena en el Centro de Meditación Introspectiva de Cambridge, y eventualmente, dejó su trabajo como analista financiero para avocarse de lleno a enseñar la consciencia plena a otros.

Asi fue cómo Mumford llegó a desarrollar el concepto de los cinco superpoderes: consciencia plena, concentración, introspección, justo esfuerzo y confianza.


“También llegué a notar que no podías resolver problemas con la misma consciencia que los creó”.


Consciencia plena, la llave para un mayor rendimiento, es sobre el concentrarse en tu ser interior.

Imagina que estás dando una presentación. No puedes concentrarte porque estás preocupado sobre lo que la audiencia piense de ti. La consciencia plena sería el salvador aquí. ¿Pero cómo consigues tal nivel de consciencia?

La consciencia plena viene desde adentro. Todos tenemos una calmada fuerza interior que nos puede proteger de distracciones externas.

Jon Kabat-Zinn, el padrino de la consciencia plena, dijo que esta consciencia significa prestar atención al momento presente como si tu vida dependiera de ello.

Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo, porque estamos constantemente rodeados de distracciones. Nuestra mente salta de tema en tema como un mono columpiándose de rama en rama.

Los budistas llaman a esto la mente mono. La mente mono es difícil de controlar, pero puedes calmarla practicando el Budismo. Y una vez alcances un alto estado del autocontrol, te encontrarás a ti mismo en la Zona.

En los deportes, la Zona es la experiencia máxima; los atletas entran a ella cuando se desempeñan a su más alto nivel posible.

El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi cree que la experiencia de la Zona sucede cuando tu habilidad y el reto de la situación están altos e igualados una con la otra. La Zona es como la calma en el centro de una tormenta. Es lo que mantiene a un atleta concentrado en el momento presente.

Entonces, necesitas estar al tanto de tus propios pensamientos y emociones. Puedes practicar la meditación de la consciencia plena al sentarte quieto, enfocándote en tu respiración y practicando la ‘conciencia desnunda: estar consciente de lo que está pasando en tu mente y cuerpo en el momento presente.

Es fácil llegar a distraerse mientras haces esto. Puede que sientas una brisa, por ejemplo, y recuerdes una agradable anécdota y comiences a perderte en ella.

Puedes evitar esto convirtiéndote en un Observador. Ser un Observador significa observar qué está sucediendo en tu mente en vez de dejar que te controle. Mantente al cargo de tus pensamientos. No permitas que sea al revés.


“La consciencia plena es una práctica, no un destino”.


Concéntrate al enfocarte solamente en tu respiración.

En las finales del NBA del 2013, algunos camarógrafos captaron a LeBron James sentado al costado del campo con los ojos cerrados, concentrándose en su respiración. Concentrarse en la respiración de esta manera es una de las partes más fundamentales de la práctica de la consciencia plena.

Puedes entrar a un estado de relajación al controlar tu respiración. Piensa del espacio entre una inhalación y una exhalación como tu centro interior, donde tu Observador lo ve todo. Esta especie de Consciencia del Respirar, o AOB por sus siglas en inglés, te trae de vuelta al momento presente.

Nuestra respiración funciona en conjunto con otras dos partes de nuestro sistema nervioso autónomo, las cuales regulan nuestro ritmo cardíaco y otras funciones corporales.

El primero es el sistema simpático, el cual es activado por el miedo, la ansiedad y el estrés. Llena nuestro cuerpo de hormonas del estrés, aumenta nuestra presión sanguínea y hace nuestra respiración menos profunda.

El segundo es el sistema parasimpático. Libera el neurotransmisor acetilcolina, la cual baja nuestro ritmo cardíaco y nos hace relajarnos. Y cuando te enfocas en tu respiración, tu sistema parasimpático entra en acción.

La respiración consciente también puede llegarte a poner en momentos de flujo (flow). La manera más fácil de practicar la AOB es sentarte, cerrar tus ojos y concentrarte en el aire moviéndose dentro y fuera de tus pulmones.

También puedes recostarte y hacer un escaneo corporal interno, donde te imaginas respirando a través de distintas partes de tu cuerpo.

No consigues llegar a un estado de flujo al detener tu concentración; llegas al concentrarte en tan pocos estímulos como te sea posible. Nuestros cerebros, generalmente, se concentran en un número de cosas en simultáneo. Reduciendo ese número es lo que te adentrará en la Zona.

Ese es el por qué LeBron James se concentraba en su respiración: le permitía estar en la Zona cuando volviera al campo de juego.


La introspección es acerca del entendimiento de tus propios pensamientos y el impacto que tienen sobre tu vida.

Hay muchas personas talentosas en el mundo, pero pocas de todas ellas alcanzan su total potencial. ¿Por qué sucede eso? Porque no creen totalmente en sí mismos.

Muchas personas no están del todo conscientes del efecto que tienen sus creencias en sus vidas. Sin embargo, nuestras creencias no sólo existen en nuestras mentes: se manifiestan en forma de hábitos.

Entonces, si quieres cambiar tu comportamiento, tienes que pensar acerca de tus hábitos y los subyacentes pensamientos detrás de ellos. En otras palabras, tienes que comprender el plano emocional sobre el que se basan tus creencias. Aquí hay otra manera de pensarlo: escudriñando los pensamientos detrás de tus hábitos es como mirar dentro de la capota de tu carro, en vez de simplemente mirar el timón y el tablero por fuera de la ventana.

Todo el mundo tiene una colección única de planos emocionales, los cuales incluyen sus inseguridades y otras emociones negativas. Es importante estar consciente de estos planos emocionales, porque los negativos de ellos pueden construirse fuertes con el tiempo y estallar en acciones negativas.

Eso fue lo que sucedió cuando Zinedine Zidane, uno de los más talentosos jugadores de fútbol de la historia, perdió la paciencia y golpeó con la cabeza a Marco Materazzi en la Copa Mundial 2006.

Sucumbir ante la negatividad como lo hizo Zidane, sólo impedirá tu progreso. Practicar la consciencia plena significa dejar ir quien tú crees que eres. Así, acepta las emociones negativas como el enojo o resentimiento por lo que realmente son: distracciones pasajeras que no deberían definirte.

También mira a los errores y fracasos de esta manera. ¡Tus errores no definen quién eres! Y los fracasos son tan solo oportunidades para aprender y mejorar como persona.

Michael Jordan, uno de los mejores jugadores de basketball en la historia, abrazó esta idea en su comercial sobre el “fracaso” para Nike. “He fallado más de 9,000 tiros en mi carrera”, dijo, “…he perdido casi 300 encuentros. He fracasado una y otra vez en mi vida. Esa es la razón por la que he tenido éxito”.


“No hay separación entre quiénes somos como personas en el mundo en general y quiénes somos como jugadores en la cancha”.


El justo esfuerzo es acerca de enfocarse en el viaje y dejar que la situación en la que estés tome su curso

¿Estás familiarizado con el mito Griego de Sísifo? Sísifo, un rey mentiroso, fue castigado por los dioses. Ellos lo condenaron a empujar una roca cuesta arriba a una colina; pero, cuando alcanzaba la cima, la roca siempre caía rodando cuesta abajo, y él tenía que empezar de nuevo. Tenía que repetir esta tarea por toda la eternidad.

Los dioses castigaron a Sísifo forzándolo a concentrarse en un objetivo futuro, que estaba condenado a nunca poder lograr.

Para poder evitar un destino igual al de Sísifo, asegúrate de poner el justo tipo de esfuerzo cuando viajes a través de la vida.

Una persona que pone el justo tipo de esfuerzo es una especie de guerrero espiritual. Bruce Lee es un famoso ejemplo. Los artistas marciales como Lee usan su intuición para conectarse con la Zona. Ellos se enfocan en el trayecto, no en el destino final.

Carlos Castaneda, un famoso antropólogo, una vez dijo que los guerreros espirituales no se ganan sus victorias golpeando sus cabezas contra el muro. En cambio, se las ganan saltando por encima del muro.

Entonces, cuando tus acciones se alinean con sanos pensamientos positivos como el amor, la amabilidad, la compasión y la generosidad, ese es el justo tipo de esfuerzo para tu camino.

Otra parte importante de alcanzar tu máximo desempeño es dejar que las situaciones se desarrollen por sí mismas. La consciencia plena es sobre conocerte a ti mismo y enfocarte en el presente, pero tienes que olvidarte de ti otra vez y dejar que la situación continúe si quieres alcanzar tu nivel de mayor rendimiento posible.

Eso no significa que te olvides de ti completamente – simplemente significa que te mantengas a ti mismo a una distancia de la situación y le permitas seguir su curso.

Shaun White, el famoso patinador sobre nieve, hizo esto cuando ganó su medalla de oro en el 2010 con un truco que nunca había hecho antes. Dijo que se sentía completamente concentrado y, al mismo tiempo, separado de lo que estaba ocurriendo. Simplemente, se dejó llevar.


Desbloquea todo tu potencial creyendo en ti mismo y en tu divinidad interior.

Cuando oyes la palabra “fe”, quizás pienses en religiones como el Cristianismo, Islamismo o Budismo. Los atletas plenamente conscientes, sin embargo, tienen otro tipo de fe: una fe en el ser.

La fe está relacionada al concepto de “Dios”- una palabra que significa diferentes cosas para diferentes personas. Pero la idea de Dios es realmente acerca de creer y confiar en la divinidad dentro de ti.

Tienes que comprender el concepto de Dios para dominar el último superpoder. Anne Lamott, una autora famosa, dice que no importa qué nombre le des a esta idea. Puedes llamarla una “fuerza” o incluso algo aleatorio, como “Osvaldo”. El punto es que, esto como quiera que lo llames, es la chispa divina dentro de tu interior. Esta más allá de la comprensión humana.

Mumford denomina a esta divinidad interior como: la naturaleza Buda. Todos nosotros lo tenemos y tenemos el potencial de despertarlo. No viene del ambiente externo; uno lo encuentra mirando por dentro.

Ese es el por qué Sheldon Kopp tituló a su libro: Si Conoces a un Buda en el Camino, ¡Mátalo! Quiere decir que si alguna vez encuentras a alguien que dice ser El Elegido, es en realidad un dios falso.

Creer en ti mismo en vez de buscar una guía en otros promueve tu propia auto-eficacia. La consciencia plena te permite conectar con formas superiores de consciencia, y puedes desarrollar una fuerte base espiritual al practicarlo. Y ello, a su vez, ¡te mantendrá abierto al incierto futuro, o a cualquier deporte que practiques!

Esta ‘apertura’ es la última forma del auto-empoderamiento. Por eso el quinto superpoder, la confianza, es acerca de creer en uno mismo y estar abiertos a nuevas ideas.

Cuando vives con una fe total en ti mismo, la consciencia plena se convierte en tu convicción. Después de todo, creerás completamente en ti, y sabes que puedes manejar cualquier reto a lo largo de tu camino.


Resumen final

El mensaje principal de este libro es:

Concéntrate en el presente. A lo largo del día, somos distraídos por todo tipo de estímulos, pero cuando delimitas tu enfoque y te concentras en tu cuerpo, tu respiración y tu ser interior, puedes desbloquear tu máximo potencial y conectar con niveles superiores de consciencia. La consciencia plena es la llave para alcanzar tu máximo rendimiento – así estés dentro o fuera del campo de juego.

Consejo para actuar:

Concéntrate en solamente una cosa por un minuto entero.

Enfócate en tu respiración, tus pasos o en lo que quieras lograr hoy. Es más difícil de lo que parece. Una vez que logres enfocarte en una sola cosa por un minuto entero, intenta aumentar el tiempo a dos minutos, luego tres. Delimitar tu enfoque es clave.

Nueva lectura sugerida: Cómo Piensan Los Campeones (How Champions Think) por Dr. Bob Rotella y Bob Cullen

Cómo Piensan Los Campeones (2015) es una guía concisa de la psicología detrás del éxito, usado por atletas y profesionales de negocios, lleno de fascinantes ejemplos y útiles trucos.

[Traducido de la aplicación Blinkist, “The Mindful Athlete”].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: