La Neurociencia y el Verdadero Propósito del Yoga

Todos sabemos que es bueno para la salud, pero, ¿está el verdadero propósito del Yoga siendo revelado por la ciencia?

Por algún tiempo, cada vez que iba a una clase de yoga, tenía esa sensación que tienes cuando estás en la mitad de una serie de televisión. Entendía la esencia de la historia y era capaz de seguir adelante con lo que estaba ocurriendo pero no fue sino hasta que el profesor de yoga y especialista del movimiento humanista Simon Thakur explicó algunos detalles acerca de lo que estoy eligiendo ver como “el inicio” de la historia, cuando las cosas realmente comenzaron a tener sentido.

Los Fundamentos del Yoga

La piedra base, que descubrí que no conocía, era el propósito detrás de todas las posturas. Simon Thakur compartió que una de las funciones centrales del yoga es incrementar la conciencia a través del cuerpo con un enfoque particularmente importante en el eje central de este, entre la espina dorsal y los órganos. Desde aquí, un aspecto fundamental de la práctica del yoga puede comenzar con el despertar de nuestra habilidad de ondular la espina hacia adelante y hacia atrás, de lado a lado y hacerla girar – y despertando esta habilidad en cada vértebra individual. Esta fue la piedra base que estaba buscando.

Como regresando al inicio de la serie de televisión que comencé a ver en la mitad, de repente vi una nueva profundidad y tuve una mayor y completa comprensión de todo lo que había visto hasta ese momento. Por ejemplo, de repente me ocurrió que esta apertura de flexiblidad espinal y aumento de fuerza ayudan a uno a sentarse por largos periodos de tiempo con una espina en estado alineado, para una conexión hacia una conciencia mayor en la meditación.

neuro-yoga-long-exp
“Un aspecto fundamental del yoga es el despertar de la habilidad de la espina, de ondular y girar”

No pasó mucho para darme cuenta que esta era la punta de un iceberg de conocimiento que Simon Thakur solía mantener bajo la superficie. Thakur toma su experiencia de usar extensos periodos de tiempo estudiando prácticas ancestrales en sus culturas nativas, incluyendo el tradicional Yoga Svatha en la India y Xingyi en Taiwán. Su filosofía de “90% práctica, 10% hablar sobre la práctica” se ha ablandado un poco en años recientes y fui lo suficientemente afortunada para verlo presentarse en una conferencia pública donde compartió algunos de los pilares de la práctica que ha desarrollado, conocida como Movimiento Ancestral. Es una combinación de tradicionales prácticas ancestrales, desarrollos de vanguardia en neurobiología y teoría evolucionista, así como un profundo respeto por… bueno… jugar como un mono. Aquí está un rápido resumen de lo que aprendí en la charla de Simon, en Febrero del 2015.

Al Sentir Nuestro Propio Cuerpo, Sentimos El Mundo

Dentro de mi propio cuerpo, puedo sentir mi respiración, si me quedo totalmente quieta puedo sentir mis latidos, e incluso quizás el pulso de mi arteria carótida. Más allá de eso, no puedo sentir mucho – y esto es lo común para la mayoría de personas viviendo en el mundo moderno. La base del yoga puede que sea acerca de despertar la sensibilidad para sentir cada individual vértebra independientemente, pero también se extiende a generar una mayor sensibilidad a todas las partes del cuerpo, interna y externamente. Lo que la ciencia está descubriendo es que a través de nuestra mayor habilidad de sentir nuestros propios cuerpos, aumentamos nuestra habilidad de, empáticamente, sentir el mundo alrededor nuestro. Para entender cómo funciona esto, primero tenemos que hablar acerca de los mapas corporales y las neuronas-espejo.

“La actual desconexión humana con el mundo natural empieza con nuestra desconexión con nuestros propios cuerpos, que como cultura hemos heredado – hasta el grado de que la mayoría de nosotros generalmente no sabe del alcance de nuestra inhabilidad de sentir nuestros propios cuerpos”. – Simon Thakur

neuro-yoga-spine
“Despertar sensibilidad para sentir cada individual vértebra, independientemente”

Mapas corporales y Neuronas-Espejo

Conocidos por la neurociencia, psicología y la ciencia cognitiva, los mapas corporales o del cuerpo (como aquellos encontrados en la corteza somatosensorial) son las partes de nuestro cerebro que, eléctricamente, se encienden cuando sentimos algo físicamente, o cuando pensamos acerca de sentir algo. Son llamados mapas porque la parte que se enciende para nuestra mano está justo al costado de la parte que se enciende para nuestro brazo y así sucesivamente. Si un científico fuera a estimular una de estas partes de nuestro cerebro con electricidad, sentiríamos una sensación en la correspondiente parte del cuerpo, aunque nada la esté tocando.

“Si podemos aceptar que [nuestra] conciencia del cuerpo no es una cosa fija, que puede cambiar, puede cambiar enormemente… y yo puedo cambiarla, y si lo que he heredado de mi cultura no es necesariamente lo mejor que pudo ser, entonces tomo conciencia de ello, y uso cualquier práctica de cualquier tradición o creo la mía, cualquier cosa que sea estimulante, a través de un movimiento o concientización de cada singular pequeña parte de mi cuerpo – quizás comenzando con la espina”. – Simon Thakur

Neuroplasticidad es la habilidad de nuestro cerebro y el sistema nervioso de recablearse a sí mismo de acuerdo a qué centremos nuestra atención. Por ejemplo, mientras practicamos una postura en particular, la repetición crea más conexiones neuronales de las partes asociadas del cerebro de tus mapas corporales. También se crean más fibras nerviosas a lo largo de la conexión, a través del sistema nervioso, a esa parte del cuerpo. Mientras más hacemos algo, aumenta nuestra habilidad de recibir más información acerca del trasfondo de lo que estamos haciendo. Las Neuronas-Espejo nos dan la habilidad de sentir qué se siente estar haciendo algo, simplemente por observar a otra persona haciéndolo. Por ejemplo, si alguien agita su mano, alrededor del 15% de las neuronas del área de nuestra mano y brazo en nuestro mapa corporal en nuestro cerebro, se encenderá. El estudio de las Neuronas-Espejo ha sido abiertamente referido como la ciencia de la empatía humana.

neuro-sitting-spine-xray
“Al sentarnos en una silla todos los días, perdemos flexibilidad y conciencia de nuestra espina, así como de la mayoría de nuestro cuerpo”

El Yoga y la Biología de la Compasión

Cuando nos sentamos en una silla en la escuela o una oficina todo el día, todos los días, perdemos flexibilidad y conciencia de nuestra espina así como de la mayoría de nuestro cuerpo. Por otro lado, cuando hacemos alguna práctica como el yoga, aumentamos la cantidad de detalles neurológicos en nuestros mapas corporales y nuestro sistema nervioso. Podemos sentir más sutiles detalles dentro de nosotros. Porque, con la práctica o el ejercicio, hay un mayor volumen de cableado que se ha construido en nuestro sistema nervioso, así que podemos sentir más información. Esto también significa que mientras incrementamos el volumen de detalle neuronal en nuestros mapas corporales, el 15% que se comporta como neuronas-espejo aumenta y, por tanto, el 15% de un mayor volumen de neuronas es un mayor 15%. Al sentir más detalle dentro de nosotros, incrementamos nuestra habilidad de sentir empatía por otros.

“Mientras más conciencia desarrollemos de nuestros procesos internos, más sentiremos y nos daremos cuenta de cualquier señal – cambios en la complexión, cambios en la caja torácica; y más podremos decir si algo está mal o bien en otra persona”. – Simon Thakur

Somos Animales

Tal vez el elemento más profundo de la práctica del Movimiento Ancestral de Simon Thakur es el reconocimiento de que los humanos han estado explorando el movimiento físico como una necesidad de supervivencia desde mucho antes de la historia documentada. Él teoriza que tanto más participemos en prácticas como la imitación o mimetismo animal, más seremos capaces de entender nuestro medio ambiente a través de la respuesta de nuestras internas neuronas-espejo, alimentándonos con vital información sobre la comida, caza y el mundo natural.

“Si tomamos la espina como un ejemplo, y practicamos movimientos que abren todos los segmentos de la espina, entonces ésta será libre de ondular, en vez de moverse como un bloque rígido. Vas a experimentar la empatía en el sentido de que, cada vez que veas una espina movíendose, vas a sentir en tu cuerpo como si tú estuvieras haciendo el movimiento.
Los humanos no somos las únicas criaturas que tienen espinas. Los lagartos tienen espinas, los peces tienen espinas. Si no tenemos completa conciencia de cada pequeño pedazo de nuestra espina y su potencial de movimiento ondular, entonces cuando veamos un lagarto, nuestras partes de la espina de nuestro cerebro no estarán muy activas. Si tienes una práctica que requiera ondulaciones espinales e incluya abrir cada pequeña parte de tu eje central y tu espina, entonces cuando veas a un lagarto moviéndose, tus partes espinales [en tu cerebro] se volverán locas y sentirás qué tanto de ti está en el lagarto y qué tanto del lagarto está en ti”. – Simon Thakur

La comprensión con la que salí de la charla de Simon fue que: todas las culturas indígenas que hablan del formar parte de la naturaleza y no separarse, tienen ahora una base biológica para esta muy real creencia animista (que dice que todas las cosas tienen un espíritu o alma).

Para mayor lectura, chequeen la asombrosa lista de lectura en la website de Simon Thakur Ancestral Movement.

[Traducido de “Neuroscience and the True Purpose of Yoga”].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: