3 Estrategias para Superar Cualquier Objetivo incluso Después de que la Motivación Desaparezca

Muchas promesas son hechas y deshechas en el nombre de la motivación:

  • Oyes una genial canción y te prometes que volverás a hacer ejercicio.
  • Ves una película inspiradora y prometes que este es el año en el que tendrás el cuerpo que siempre quisiste
  • Escuchas un discurso conmovedor o lees un fantástico libro y prometes que pondrás en regla tu nutrición y dieta
  • Estas cosas son geniales, pero si somos honestos, sólo llegan a vivir en el momento

En la fría luz del día, normalmente es un poco más como esto:

  • “Sé que necesito ordenar mi programa de entrenamiento pero estoy esperando un golpe de motivación”.
  • “Simplemente no estoy motivado para ir al gimnasio, no me siento con ganas”.
  • “No puedo molestarme en cocinar de antemano, prefiero en cambio comer lo que sea que encuentre cuando me dé hambre”.

Lamento tener que desmenuzar esto por ti pero la motivación simplemente no dura.

De hecho, la verdad sea dicha, la motivación es un poco antipática, por no decir imbécil.

Viene estrellándose en tu vida como una inyección de adrenalina o una sacudida de electricidad, inspirándote hasta el alma antes de desvanecerse en el aire como si nada.

Sí, es realmente increíble cuando golpea pero se desvanece rápido.

Terminas luchando por hacer tanto como puedas en el corto periodo que estás motivado, tratando de exprimir lo más que puedas de la sensación.

Estoy seguro que estarás de acuerdo en que siempre termina de la misma forma… objetivos y sueños dejados de lado mientras la motivación se extingue.

Lamentablemente, hasta que encontremos una manera de embotellar y reproducir emociones humanas que nos permita tener motivación al alcance, todo esto se mantendrá de esta forma.

Necesitamos una alternativa, tú necesitas una alternativa y aquí es donde los sistemas entran.

Verás, el período de tiempo que la motivación dura no es suficiente para completar todo lo que típicamente quisieras. La mayoría de los esfuerzos inspirados por la motivación, si su fuente es la música, películas, libros o discursos, son objetivos a largo plazo:

  • Aprender una nueva habilidad
  • Perder peso
  • Desarrollar musculatura
  • Ganar fuerza
  • Correr más rápido
  • Comer mejor
  • Ser más seguro de sí mismo

No puedes hacer estas cosas en el corto período de tiempo que usualmente dura la motivación.

El núcleo del problema es este: cuando la motivación golpea, tú estás trabajando en tiempo prestado.

Necesitas actuar, pero ¿qué puedes hacer?

Puede parecer que estás dispuesto a hacer casi cualquier cosa en búsqueda de tu meta, excepto asegurar su supervivencia. Entonces, como la mayoría de la gente, probablemente acabarás haciendo algo de lo siguiente:

  • Estar inseguro de cómo aprovechar el poder de la motivación y terminarás sin hacer nada
  • Empezar a realizar tus metas pero perder fuerzas mientras la motivación se va y dejar de completarlas

Ninguna de estas cosas son buenos resultados, lo sé y lo sabes.

¿Cómo aprovechar el poder de la motivación?

El secreto es usar el tiempo en el cual estás motivado para preparar sistemas que aseguren que continúes esforzándote por tu objetivo, mucho después de que la motivación te haya dejado de nuevo.

Date cuenta cómo no te he dicho que comiences a intentar completar tu meta, sino, que planees cómo vas a alcanzarla y que prepares sistemas para asegurarte que la consigas.

Es beneficioso ver a la motivación como un punto de partida, como una plataforma que puedes usar para darte un impulso.

Es perfecto, estás mega motivado y listo, y aquí es donde el planeamiento entra en juego.

3 estrategias para aplastar cualquier objetivo incluso después de que la motivación se haya desvanecido

Planteamiento de Objetivos

1-j1m8fxvxydt9da0l-ojctg

No puedo enfatizar lo suficiente qué tan importante es el planteamiento de objetivos.

Es el mapa vial de tu viaje y te mantendrá en camino mucho después de que la motivación desaparezca.

Te permite concentrarte en el aquí y ahora mientras te mantiene a salvo en el saber de que todo lo que hagas te lleva más cerca de tu objetivo general.

Te muestra lo que tienes que hacer, cuándo tienes que hacerlo y cómo tienes que hacerlo.

Tus objetivos deberían estar divididos en 3 secciones:

  • Largo plazo
  • Mediano plazo
  • Corto plazo

Veamos cómo puede funcionar esto.

Tu objetivo a largo plazo puede ser algo como construir el cuerpo que siempre has querido.

Luego disgregarías esto un poco más y te darás objetivos específicos. Por ejemplo:

  • Desarrollar 5 kgs de músculos
  • Quemar 8 kgs de grasa
  • Hacerlo en 1 año

Una buena manera de pensar en este objetivo, es verlo como la plataforma base en la cual basarás tus otros objetivos.

Tiene que ser tan detallado como puedas hacerlo en este momento. Claro, puede que cambie o evolucione mientras progreses, pero en este etapa sirve de base para todo lo demás y ayuda a proveer un conjunto bien hecho y estructurado de objetivos a seguir.

Una vez que hayas decidido en tu objetivo de largo plazo deberías entonces decidir qué se necesita hacer para conseguirlo. Por ejemplo, dependiendo en tu físico actual, esto puede requerir una combinación de ciclos de desarrollo de músculos y quema de grasas.

Estos ciclos de desarrollo de músculos y quema de grasas serían tus objetivos a mediano plazo y mandarían el enfoque de tus objetivos de corto plazo. Puedes decidir:

  • Pasar 5 meses desarrollando músculos con una meta de ganar 1 kg por mes para un total de 5 kgs con la atención de que 2 a 3 kgs serán músculos.
  • Pasar el siguiente mes perdiendo grasas con la meta de perder de medio a 1 kg por semana para un total de 4 kgs con la atención de que la mayoría será grasa.
  • Luego repetir este ciclo una vez más para completar el año apuntando a estar lo más cerca posible de tu objetivo de largo plazo de 5 kgs de músculo desarrollado y 8 kgs de grasa perdida.

Basado en los objetivos de arriba, tus objetivos de corto plazo serían el entrenamiento y plan de nutrición para seguir en cada ciclo. Tus objetivos serían algo como:

  • Entrenamiento de fuerza 3 veces a la semana en días no consecutivos
  • Comer un suplemento de bajas calorías que te permita un lento y fijo aumento de peso.

Luego, después de 5 meses:

  • Continuar con el entrenamiento de fuerza, con quizás un poco de menos intensidad
  • Comer una dieta de moderadas calorías para reforzar la pérdida de grasas y preservar la masa muscular

Es en esta etapa que deberías profundizar en los detalles y planear exactamente tus rutinas de ejercicio, qué días deberías hacerlos y dónde. Deberías también crear un plan alimenticio para cumplir con tus necesidades calóricas y de macronutrientes, y preparar comida de antemano para ayudarte a pegarte al plan.

La idea es que, al planear lo que se necesita hacer y planteando tus objetivos, no te darás a ti mismo una excusa para no seguir adelante, ya que sabes qué se necesita hacer y cómo hacerlo.

Rendición de cuentas

plan2

La rendición de cuentas es una poderosa herramienta para mantenerte en camino cuando la motivación desaparece.

Juega sobre la emoción de no querer dejar caerte a ti mismo o a alguien más.

Hay 3 diferentes maneras en que la rendición de cuentas entrará en juego:

  • Rendidor de cuentas para ti mismo
  • Rendidor de cuentas para alguien más
  • Rendidor de cuentas para un grupo

Cualquier deseo de cambiar tu cuerpo a través del entrenamiento y la nutrición, debe venir desde adentro. Tienes que quererlo por y para ti mismo, de otra forma nunca sucederá realmente.

Hay cientos de razones del por qué escogerías hacer un cambio:

  • Estás con sobrepeso y quieres perderlo por razones de salud
  • Eres muy flaco y quieres ganar algo de masa muscular y fuerza para tener confianza
  • Quieres verte bien desnudo
  • Quizás tienes un hijo o estás iniciando una familia pronto y quieres ser capaz de mantenerte en forma
  • Tal vez quieres ser capaz de protegerte a ti y a aquellos que amas
  • O alguna de muchas más razones

Al final, la razón casi no importa, es el compromiso que te haces a ti mismo de seguir adelante lo que importa.

Cuando tomas una decisión de ser responsable por tu futuro, te conviertes en tu rendidor de cuentas para ti mismo.

Esto significa que cada vez que vaciles en la dedicación de tu objetivo, tienes que recordarte por qué lo estás haciendo, mirar más allá del momento actual hacia la imagen completa y empujarte a mantenerte en el camino.

Tómate un momento y recuerda el poder que sentiste cuando decidiste tomar el control de tu futuro, entonces absórbelo y sigue adelante con ello. Empezar siempre es la parte más difícil, da el primer paso para hacer el ejercicio o cocinar esa comida y el resto será más fácil.

Si descubres que ser responsable por ti mismo no es suficiente.

Entonces encuentra un amigo de ejercicios, alguien que te levante cuando estás caído y te empuje adelante cuando tu voluntad esté baja.

Ahora tienes doble rendición de cuentas; para ti mismo y para tu amigo de ejercicios.

Esto tiene efecto compuesto y significa que, incluso si estás luchando para estar motivado, tendrás a alguien más para darte fuerzas y mantenerte en el camino.

Si aún así te encuentras luchando por mantenerte en tus tareas, entonces el siguiente paso sería unirse a una comunidad o grupo de personas que piensen como tú para que te ayuden.

Puede ser cualquier asunto social:

  • Una clase de ejercicios
  • Una clase de cocina
  • Un club de artes marciales
  • Un club de corredores
  • Un foro online
  • Una comunidad de Facebook

Ayuda si el grupo está relacionado a tu meta pero, mientras sus miembros estén enganchados y dispuestos a ayudar, podrás encontrar ser rendidor de cuentas aquí. No sólo múltiples personas estarán confiando en ti ahora, sino que puede que haya un elemento de sana competencia para estimularte y empujarte hacia adelante durante los tiempos difíciles.

Inténtalo, conviértete en rendidor de cuentas por tus acciones, para ti y otros y observa a tu voluntad y apego volar.

Mentalidad

1-n7jd0ixw96pptnsocall2a

Estar en la mentalidad correcta es vital para un éxito a largo plazo y aumentará dramáticamente tus posibilidades de alcanzar tus objetivos.

En particular, hay una puñado de mentalidades clave que te ayudarán a estar encaminado cuando la motivación caiga.

  • Aprende tanto como puedas

Personalmente pienso que lo mejor que puedes hacer es invertir en ti mismo. Me gusta decirle a las personas que se acostumbren a la idea de que nunca pueden saber lo suficiente.

Si te tomas el tiempo para aprender tanto como puedas acerca de los ejercicios y nutrición, pronto descubrirás qué funciona para ti. Aprenderás qué programa de entrenamiento disfrutas realizar, qué plan de nutrición te es fácil de seguir y cómo obtener los resultados que deseas.

Así que te pido que no seas complaciente, ni siquiera cuando encuentres qué funciona para ti. Siempre continúa aprendiendo y manteniéndote actualizado con la última información.

Puedes hacer esto en varias formas:

  • Lee blogs
  • Escucha podcasts o programas seriales de radio
  • Ve videos
  • Investiga
  • Y muchas más

La idea es saber por qué estás entrenando o comiendo de cierta manera y cómo ello te llevará más cerca de tus objetivos.

Si realmente entiendes la metodología, confiarás en ella, y si la entiendes y confías, entonces encontrarás infinitamente más fácil seguir el camino cuando las cosas se pongan feas o no te sientas con ganas.

  • Forma hábitos

Esta es una buena, en parte porque es fácil de hacer y en parte porque se siente como si estuvieras automatizando aspectos de tu vida, lo que significa que te pegas a tus objetivos sin mayor esfuerzo.

Hay una cantidad de útiles hábitos que te aseguran que comas bien, vayas al gimnasio y mantengas la mentalidad correcta.

Aquí algunos ejemplos:

¿Quieres levantarte temprano?

Bueno, seamos realistas, en realidad nadie quiere levantarse temprano pero quizás necesites levantarte temprano para ir al gimnasio antes del trabajo.

Yo no soy una persona madrugadora. De hecho, odio, positivamente, levantarme y trataré de mantenerme en cama por todos los medios. Dejaré de bañarme (no me juzguen, sé que no soy el único en esto), me saltaré el desayuno o cualquier otra cosa que me dé unos 5 a 10 minutos extra de glorioso descanso.

Así que créeme cuando digo que sé lo difícil que esto puede ser.

Quizás tú seas parecido. Y si lo eres, tengo una genial forma de levantarte y sacarte de la cama.

Lo que debes hacer es poner tu alarma y luego dejar tu celular (a menos que tengas un reloj despertador) en el otro extremo del cuarto. De esta manera te forzarás a levantarte y salir de cama para apagar la alarma. Seamos honestos, de hecho salir de la cama es la parte más difícil.

Una vez que estés levantado y moviéndote entonces se pone más fácil, debes confiar que esto es cierto si incluso una persona anti-matutina como yo te lo dice.

Otra opción para aquellos que les gusta un despertar más gentil es descargarse una aplicación para dormir de la tienda de apps y configurar las “alarmas inteligentes”.

Estas geniales aplicaciones monitorearán tus patrones de sueño y te despertarán cuando estés en un sueño ligero, dentro de los 30 minutos antes que suene tu alarma. Esto quiere decir que te despertarás sintiéndote renovado y con energía, en vez de ofuscado y perezoso, que es lo que sucede cuando te despiertas de un sueño profundo.

¿Quieres asegurarte de que vayas al gimnasio?

Deja tu equipo de entrenamiento en el suelo al pie de tu cama, de tal forma que cuando te levantes prácticamente te lo pondrás de tan solo pisarlo. Esto no sólo es un evidente recordatorio que dice “oye, es hora de ir al gimnasio”, sino que además te salva de tener que buscar tu equipo, dejándote sin excusas para alistarte e ir.

Alternativamente, puedes empacar tu equipo de gimnasio en tu mochila la noche anterior y dejarlo en la puerta principal junto a tus zapatos. Ahora cuando te levantes puedes ponerte una ropa, agarrar tu mochila e irte.

No habrá para perder el tiempo o quejarse sobre qué llevar y dónde encontrarlo, simplemente te levantas y te vas.

¿Quieres cumplir con tus calorías y macronutrientes semanales?

Organízate.

  • Planea qué vas a comer en la semana (incluyendo el fin de semana)
  • Escribe una lista de compras de todo lo que necesitas
  • Separa una hora del Domingo para preparar la comida de antemano
  • Toma en cuenta cualquier ocasión social o comida afuera

El acto físico de planear qué vas a comer tiene un impacto fuerte para el resto de tu planeamiento alimenticio.

Si planeas de antemano, sabrás qué funcionará con tus calorías y macros, y también sabrás qué es lo que necesitas comprar.

Entonces podrás preparar la comida por adelantado para la semana, y así no estarás luchando por tener ideas de comidas cuando sea la hora de almuerzo en el trabajo. No sólo sabes lo que estarás comiendo, lo habrás hecho ya por adelantado y estarás seguro sabiendo que encaja con tus calorías y macros.

Otro beneficio de planear de antemano es que puedes preparar tu comida dependiendo de cualquier ocasión social o comida afuera. Esto es particularmente útil en ayudarte que no comas de más o te descarriles nutricionalmente.

  • Disfruta el viaje

La definición de un viaje es el acto de viajar de un lugar a otro y esto es exactamente lo que estás haciendo cuando tomas la decisión de empezar o cambiar la forma de comer o ejercitarte.

Quieres tomar a tu actual tú y llevarlo a un viaje hacia un más saludable, más fuerte, mejor tú.

Ahora, esto toma tiempo, necesitarás ser paciente y necesitarás ajustar tu ritmo a ti mismo.

No te apresures en esperar fenomenales resultados de la noche a la mañana. Los cambios en tu cuerpo serán lentos e incrementales día a día, pero el resultado final, meses o incluso años después, será incomparable.

Ten esto en mente y abraza el camino, disfruta el viaje, comprende que la pérdida y ganancia de peso no es lineal. No es ordenado ni bonito, puede ser confuso y frustrante pero es también un proceso simple, así que apégate a él y los resultados llegarán.

Este viaje es una única y completamente personal experiencia. Tómate tu tiempo y ama cada paso que des en el camino hacia un nuevo tú.

Resumiendo

La motivación no dura pero eso no significa que no sea útil, y definitivamente no significa que tengas que dejar ir tus objetivos.

Usa las estrategias expuestas en este post para ayudarte a estar encaminado sin importar lo que pase.

[Traducido de “3 Strategies to Crush Any Goal Even After Motivation Has Faded”].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: